37 personas han resultado heridas este año a bordo de los urbanos de Vitoria

Varios ciudadanos chequean, el día de su estreno, uno de los nuevos autobuses de la ciudad./Blanca Castillo
Varios ciudadanos chequean, el día de su estreno, uno de los nuevos autobuses de la ciudad. / Blanca Castillo

Frenazos y maniobras bruscas para esquivar obstáculos en la vía han sido las causas habituales de los siniestros

Ander Carazo
ANDER CARAZO

Los accidentes de tráfico dejan una media de dos heridos al día en el casco urbano de Vitoria, como lo demuestran los partes diarios de la Policía Local. Los servicios sanitarios han atendido a 780 peatones, ciclistas, conductores y pasajeros por algún tipo de siniestro y, además, el 30 de marzo hubo que lamentar la muerte de un usuario de una bicicleta de 87 años. Más de una treintena de vitorianos, por su parte, resultaron heridas cuando se desplazaban a bordo de los autobuses urbanos. Frenazos o maniobras bruscas para esquivar obstáculos en la vía están detrás de estas lesiones, que se producen con más facilidad, apuntan los expertos, cuando los usuarios no viajan bien asidos a los elementos fijos del convoy.

La última víctima fue una mujer de 66 años que resultó herida tras subirse en la parada de la calle Portal de Castilla y no le dio tiempo a sujetarse de manera correcta cuando el urbano reanudó la marcha, por lo que golpeó con la cabeza en el suelo. Pero no es un caso aislado. Durante el ejercicio que hoy mismo se cierra ha habido trece accidentes que han dejado heridos dentro de los autobuses, que han tenido lugar en todos los meses del año salvo febrero, marzo, abril y mayo. Dos se han producido justo en el mismo sitio: enfrente del centro de Formación Profesional Ciudad Jardín (calle Álava) y se saldaron con once heridos -cinco fueron el 11 de septiembre y seis, el 24 de octubre-.

En el primero de los casos fue como consecuencia de un frenazo del chófer para evitar una colisión con un turismo y en el segundo, por la embestida a otro vehículo. Los residentes en la zona apuntan la dificultad para circular por esta vía (con aparcamientos, carriles bus, incorporaciones...) como posible justificación para que los sucesos se repitan.

Los heridos tienen una edad media de 50 años -que van desde los 10 meses hasta los 75 años- y tres de cada cuatro eran mujeres, algo lógico ya que son las principales usuarias de este método de transporte. Según el primer reconocimiento de los médicos, el pronóstico de absolutamente todos después de estos sucesos fue leve. La mayoría de los accidentes son consecuencia de un frenazo que pretende evitar un accidente mayor, lo que suele provocar la caída de quienes están de pie o aquellos que permanecían despistados.

El primero de 2017 fue en la pasada víspera de Reyes, cuando un urbano tuvo que detenerse de manera brusca para evitar el atropello de un peatón. Por esa razón, tres personas -dos mujeres de 37 y 63 años, y un hombre de 28- tuvieron que ser atendidos en el Hospital Santiago.

La gerente de Tuvisa, María José Ajuriaguerra, considera que el número de accidentes se podría reducir a través de cursos de formación entre los conductores sobre el estrés y la resolución de conflictos, la adquisición de nuevos autobuses, la implementación de tecnologías que facilitan la información, mejorar la visibilidad de los vehículos y aumentar las medidas de seguridad, aunque muchos se producen «de forma casi inevitable dado que concurren muchas circunstancias y agentes». «La cifra de personas afectadas es mínima si tenemos en cuenta los 14,5 millones de pasajeros que vamos a alcanzar este año. En cualquier caso, nuestro objetivo es reducir la cifra a la mínima expresión», apunta.

Dos en el tranvía

Entre las víctimas también se contabiliza un conductor que se las ingenió para evitar una colisión en la confluencia entre las calles Aguirrelanda y Avenida del Cantábrico. Una situación que provocó que cuatro mujeres y un hombre terminasen por los suelos. Por otra parte, dos pasajeros del tranvía también resultaron heridos -un hombre de 85 años y una mujer de 60 años resultaron heridos leves- cuando el 6 de septiembre el tranvía tuvo que hacer una parada de emergencia en la calle General Álava. En el recuento realizado por la Guardia urbana de Vitoria también se incluyen dos accidentes con patinetes eléctricos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos