30 personas duermen en la calle en Vitoria y 279 están «en riesgo»

Un miembro de Cruz Roja asiste a una persona que duerme en la calle. /Blanca Castillo
Un miembro de Cruz Roja asiste a una persona que duerme en la calle. / Blanca Castillo

Crece el número de 'sinhogar' que acumula más de cinco años a la intemperie, un colectivo sin expectativas de futuro al carecer de empleo o de recursos estables

JUDITH ROMERO VITORIA.

El cielo de Euskadi es un manto de estrellas que cobija a las cerca de 250 personas que duermen a diario en la calle. Son los casos más graves del fenómeno que las autoridades han dado en llamar 'sinhogarismo', pero hay muchos otros en peligro de traspasar la delgada línea que separa a aquellos que duermen a cubierto de quienes no lo hacen. Otras 1.735 personas se hospedan en albergues y recursos públicos, población catalogada «de riesgo» por la fragilidad de su expectativa de futuro. El fenómeno, además, se enquista y crece el número de vascos que lleva más de cinco años con cartones o un saco de dormir como único edredón con el que arroparse.

Los datos fueron puestos sobre la mesa ayer en Vitoria por el Centro de Documentación sobre Servicios Sociales y Política Social (SIIS), que elabora desde 2012 un censo de personas sin hogar y en riesgo severo de exclusión en Euskadi. Se conocieron durante una jornada profesional sobre la materia, a la que acudió la consejera vasca de Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal. Raquel Sanz, técnica del centro de documentación, dio a conocer el estudio correspondiente a 2016, y que toma como base el muestreo llevado a cabo en la calle y en los albergues la noche del 26 al 27 de octubre de ese año en un total de 24 municipios vascos, entre ellos las tres capitales y las principales poblaciones.

El equipo de voluntarios que se lanzó a la calle para localizar a los 'homeless' encontró a 274 vascos durmiendo en a la intemperie, de los cuales 155 lo hacían en localidades vizcaínas, 89 en guipuzcoanas y 30 en alavesas, todos en Vitoria. «El 81% se encontraba en las capitales o en municipios de más de 50.000 habitantes, pero no debemos olvidar que este fenómeno también se da en pueblos y ciudades pequeñas», subrayó Sanz. De hecho, la localidad vizcaína de Iurreta obtuvo el porcentaje más alto de incidencia de este fenómeno al detectarse dos personas durmiendo en la calle, un número muy elevado para sus apenas 3.700 vecinos. En Bilbao se registraron 112 casos; 48 en San Sebastián y 30 en Vitoria, la única localidad alavesa donde se detectaron personas 'sin techo'.

Los voluntarios también proporcionaron una imagen fija de la situación de los albergues y otros recursos de acogida. Aquella noche de hace un año daban cobijo a 1.735 personas, 811 en Bizkaia, 645 en Gipuzkoa y 279 en Álava. Son datos que permiten observar tendencias, pero que fluctúan sobremanera, advirtieron los técnicos, porque se ven afectados por cuestiones incontrolables como la meteorología.

«Lograr que las estancias en la calle desciendan sólo es posible con políticas decididas, y las estrategias de lucha pasan por que los servicios públicos garanticemos los derechos de estas personas», señaló la consejera Artolazabal durante la presentación de los datos en el Palacio Europa de Vitoria.

Sin trabajo ni ayudas

El estudio se realizó en el marco del protocolo de colaboración para la investigación, el seguimiento y el análisis de las situaciones de exclusión residencial grave en Euskadi. Firmado en julio de 2016 por representantes del Gobierno vasco, las tres Diputaciones forales, los Ayuntamientos de las tres capitales vascas y Eudel, permite obtener una fotografía de la situación que atraviesan las personas obligadas que carecen de una alternativa habitacional.

Según los datos extraídos de los cuestionarios respondidos por 1.268 personas sin hogar, sólo el 8% cuenta con un empleo estable, dos tercios se encuentran en una situación de pobreza extrema y el 40% sufre problemas crónicos de salud. El 16% padece algún tipo de trastorno mental y el 41% nunca ha solicitado ayudas sociales, aunque también existe un 22% que percibe la Renta de Garantia de Ingresos. También se constata que en la calle hay menos mujeres que hombres -apenas una veintena por más de 250 varones- porque son más proclives a sufrir agresiones. Seis de cada diez 'sin techo', de hecho, ha sido víctima de un delito alguna vez.

Fotos

Vídeos