Vecinos de Aberasturi: «Esos dos perros cualquier día van a matar a alguien»

Dos mastines como los de Aberasturi cuidan un rebaño. /E. Argote
Dos mastines como los de Aberasturi cuidan un rebaño. / E. Argote

La Policía Local retira un par de mastines por protagonizar hasta «diez ataques» a personas y a otros animales en Aberasturi

DAVID GONZÁLEZ

En Aberasturi, a diez kilómetros al este de la capital del País Vasco, respiran algo más aliviados desde el viernes. Esa jornada, una patrulla del grupo de Medio Ambiente de la Policía Local se personó en esta pequeña localidad con un único cometido; llevarse a dos mastines señalados por protagonizar «diez ataques a personas y a otros animales», según el departamento de Seguridad Ciudadana.

Vecinos de este enclave subrayaron ayer a EL CORREO que «estos dos perros cualquier día van a matar a alguien». Aparte de señalar a sus dueños, reclaman al Gobierno Urtaran que «haga todo lo que legalmente pueda para que no vuelvan al pueblo». Desde el Ayuntamiento, por su parte, explican que el motivo de esta intervención, en la que participó personal del Centro de Protección Animal, «es consecuencia de las molestias y diversos incidentes provocados por los dos perros, tras los que se les catalogó como potencialmente peligrosos, aun no siéndolo por raza».

Su último incidente conocido tuvo lugar el miércoles 22 de noviembre, cuando uno de los mastines salió del recinto donde viven y se abalanzó sobre un ciclista. Le mordió en una pierna. «El hombre llegó a una casa temblando, dijo literalmente que si se llega a caer de la bicicleta se lo comen», comparten desde esta localidad, de poco más de un centenar de habitantes.

Dos meses antes, según Seguridad Ciudadana, ya atacaron a otro animal, «provocándole la muerte en presencia de unos niños». La víctima, otro perro, presentaba «mordeduras» por todo el cuerpo.

La Policía Local tiene conocimiento de «diez actuaciones» con estos canes. Ante esta reincidencia, la concejalía de Políticas Sociales y Salud Pública dictó una resolución para «intervenir y trasladar a la perrera municipal» a los dos mastines.

«En contra» de su regreso

Se trata de «una medida cautelar» hasta que el titular de los perros «adopte las medidas de seguridad suficientes para que no supongan un riesgo para personas y animales». No obstante, en Aberasturi desconfían. Entre las razones apuntan a que el vallado de la finca donde viven «tiene deficiencias y se escapan».

Por eso reclaman al Ayuntamiento que impida su retorno. «Ya se les advirtió hace dos meses de que esto no podía seguir así. El incidente del ciclista es una prueba más. Todo el pueblo está en contra de su regreso. Su propietario ha tenido problemas con todos los vecinos», coinciden residentes de Aberasturi.

Hablan incluso de «psicosis» en parte de ellos ante el riesgo de nuevos episodios violentos. «Está claro que es culpa de sus dueños porque no los han educado de manera correcta, pero es que si cogen a alguna persona no la van a soltar hasta acabar con ella».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos