Un perito para analizar la pintada ‘Alcalde, chorizo’ en Zambrana

La pintada, antes de ser eliminada./
La pintada, antes de ser eliminada.

El regidor de Zambrana lleva a juicio a una edil del PP y le atribuye, con pruebas caligráficas, una pintada en su contra; pero no, no fue ella

DAVID GONZÁLEZ

En los juzgados de Vitoria puede verse de todo. Hasta que un cotizado perito caligráfico, llegado desde Madrid, se presente en una vista oral por un delito leve de injurias y daño, con unos desperfectos tasados en «unos 300 euros». Ocurrió ayer en el Juzgado de Instrucción número 1, que revisó una curiosa denuncia presentada por el alcalde de Zambrana, el independiente Aitor Abecia, contra Arrate Resa, edil del PP en el mismo municipio. Según su versión, fue la autora de una pintada en su contra que apareció en un anexo del pabellón deportivo en octubre. El texto, en dos tonos, rezaba ‘Alcalde chorizo ladrón’.

Se trata de una más de las denuncias cruzadas que tienen entre ambos, sumidos en un profundo desencuentro que ninguno esconde. De ahí que Abecia, el primero en testificar, apuntase a Resa sin ningún genero de duda pese a que ningún testigo vio este acto incívico. El alcalde desveló que los tonos usados eran «del mismo color» que los que se usan en la «empresa privada» ligada a la denunciada. Con ese indicio decidió contratar a un perito -reconoció que a cuenta del Ayuntamiento- para probar que su enemiga política andaba detrás del ataque anónimo.

Dicho y hecho. Le entregó a este experto al menos cuatro documentos oficiales del Ayuntamiento firmados por Resa. Convocado ayer, este especialista en caligrafía manifestó que «no hay duda» de que el autor de la pintada coincide con el de los documentos presentados. En ese momento, todo apuntaba a la concejala de la pequeña localidad alavesa.

Esta revelación llegó minutos después de que la investigada negara la mayor. No sólo rechazó haber hecho la pintada, sino que relató «un fusilamiento en las redes sociales» a manos de Abecia y acólitos a causa del grafiti. Habló de «acoso» y de «amenazas» por parte del primer edil, a quien ella también llevó a los tribunales hace unas semanas a cuenta de un asunto de tierras. «Tengo emails y mensajes que lo prueban», sostuvo. «No puedo ir sola al Ayuntamiento porque me insulta e increpa», continuó. Esas supuestas evidencias no se admitieron ayer al juzgarse únicamente el episodio de la frase ofensiva, cuyo borrado supuso un coste de «unos 300 euros» para el municipio.

Un testigo clave

Y entonces le tocó el turno a un compañero de partido de Resa. Este testigo cambió el rumbo de la vista oral. ¿Por qué? Porque reconoció ser el autor de, como mínimo, uno de los documentos usados como cotejo. «Hay varias personas que le ayudan y que pueden escribirlos para que luego ella los firme», aseveró. La acusación particular intentó preguntarle entonces si fue el autor de la pintada. La magistrada impidió acabar la frase. «Si usted me trae un informe que dice que ha sido otra persona, ¿cómo va a preguntar eso ahora?», afeó al letrado.

Con este inesperado giro, la Fiscalía pidió la absolución y también reprendió al denunciante. «En derecho penal están prohibidas las investigaciones prospectivas, las que se hacen hacia una persona sin indicios suficientes, sólo para ver si resulta ser esa persona». La acusación particular solicitó una multa para la edil y su letrado, la absolución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos