Nada frena a 16.000 pensionistas en Vitoria

La calle Paz se ha quedado pequeña en la manifestación de los pensionistas. /IOSU ONANDIA
La calle Paz se ha quedado pequeña en la manifestación de los pensionistas. / IOSU ONANDIA

Miles de personas, muchos jubilados pero también trabajadores cotizantes, recorren las calles de la capital alavesa para pedir unas pensiones «dignas»

JUDITH ROMERO y JORGE BARBÓ

Al llegar a la plaza de la Virgen Blanca ha roto a granizar, pero parece que no hay nada que vaya a amilanar a los pensionistas de Vitoria. Los 16.000 asistentes a la protesta -según datos aportados por la Policía Local- han desplegado sus paraguas y, bajo la lluvia, se han concentrado para escuchar, atentos, un manifiesto en el que han recordado el éxito de convocatoria de las últimas concentraciones. «La defensa del sistema público de pensiones es vital para los pensionistas, pero también para los que vienen detrás», han clamado los convocantes mientras defendían la subida la pensiones tomando como referencia el IPC (Índice de Precios al Consumo) y no «con ese factor de sostenibilidad que castiga a los pensionistas futuros con la excusa de una mayor esperanza de vida».

Tras pedir «abolir la reforma laboral» porque, a su juicio, «sin sueldos dignos no hay pensiones dignas», los convocantes han emplazado a los asistentes a participar en la concentración prevista para este lunes, 19 de marzo, a las 12.00 horas en la plaza de España. Han insistido en que seguirán saliendo a la calle hasta mejorar la pírrica subida de los subsidios y no sólo revalorizarlos, sino alcanzar un mínimo de 1.080 euros de pensión mínima.

La marcha ha transcurrido a paso ligero y con un sentido reivindicativo. «Son unos sinvergüenzas. Con una subida, por llamarlo de alguna manera, tan pequeña no nos da para vivir. ¿Acaso desconocen nuestros gobernantes que el resto de facturas y precios suben?», ha cuestionado Catalina González antes de empezar la manifestación. «Me da mucha pena que no se vea gente joven», ha afirmado Maria Jesús Etxebarria, aunque la sorpresa se ha reflejado en su cara cuando en la plaza del Hospital ha observado cómo un grupo de chavales se sumaba a la protesta.

La manifestación convocada las asociaciones Arabako Pentsionistak Lanean y Por una Vida Digna (Bizitza duinaren alde) ha arrancado este sábado del museo Artium a las 12.00 horas. El recorrido ha terminado en la Virgen Blanca, cuando justo ha empezado a granizar. No ha sido la única movilización de esta jornada, ya que en Madrid, Bilbao y San Sebastián también se han desarrollado concentraciones multitudinarias.

«No merecemos que nos castiguen. La Carta social europea recomienda que las pensiones mínimas sean de 1.080 euros», recuerda Juan Antonio Armentia, presidente de Por una Vida Digna. Iñaki Martín, de Arabako Pentsionistak Lanean, quien apunta a que el debate político de las pensiones se ha puesto en marcha tras las movilizaciones que han tenido lugar en todo el país. Sin embargo, los pensionistas no se mostraron satisfechos con sus conclusiones. «La propuesta de perdonar el IRPF a los pensionistas con menos ingresos es un sinsentido», criticó Martín.

La plaza de la Virgen Blanca durante la protesta de los jubilados.
La plaza de la Virgen Blanca durante la protesta de los jubilados. / J. B.

Los representantes de estas asociaciones también han querido acordarse en los últimos días de los jóvenes, uno de los colectivos más golpeados por la crisis. «Sin salarios dignos no pueden plantearse tener hijos ni hay pensiones dignas, por lo que les animamos a sumarse a la protesta y a pedir la abolición de las últimas reformas laborales», ha afirmado Elena Arce, de Por una Vida Digna. Los pensionistas contarán este 17M con el apoyo de los colectivos feministas, según indicaron estos en un comunicado.

Los mayores también se posicionaron en contra de los planes de pensiones privados. «No somos unos privilegiados por cobrar lo que hemos cotizado durante todas nuestras vidas», señala Armando Aulestiarte, presidente de Arabako Pentsionistak Lanean, quien también se refiere al Gobierno autonómico. «Una gran parte de los usuarios de la RGI son pensionistas, por lo que pedimos al Gobierno vasco que amplíe el complemento hasta los 1.080 euros para ayudar a quienes menos tienen», añadió.

Los organizadores también han anunciado más protestas para solicitar la aplicación del IPC a la revalorización de las pensiones. Además de sumarse a las protestas organizadas frente al Ayuntamiento de Vitoria el próximo lunes, volverán a concentrarse en la plaza de la Virgen Blanca el próximo 9 de abril a partir de las 12.00.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos