«Es una pena que Educación no haya reaccionado al plan de Vitoria contra la segregación escolar»

Amelia Barquín, en una imagen de archivo.
Amelia Barquín, en una imagen de archivo. / J. Andrade

La experta en Interculturalidad confía en que la consejería de Cristina Uriarte aporte ya datos para valorar la evolución de la guetización de centros vitorianos

Nerea Pérez de Nanclares
NEREA PÉREZ DE NANCLARES

Voz cualificada en materia de Educación Intercultural, Amelia Barquín, formó parte del amplio grupo de trabajo que hace ya ocho meses presentó una larga batería de medidas para invertir el alarmante proceso de guetización de algunos centros vitorianos. A día de hoy, lamenta que la consejería de Educación no haya reaccionado ante «una ardua labor realizada tan generosamente» entre los distintos sectores educativos.

-Hace año y medio se inició un importante movimiento social contra la segregación escolar. ¿Han cambiado las cosas desde entonces?

- Ese movimiento social, que procede de las familias de la escuela pública vasca, fue muy importante y sigue en marcha, tiene una visión positiva de la diversidad y cree en una sociedad y en una escuela más equitativa. Precisamente por eso, le preocupa la gestión de esa diversidad y el enorme desequilibrio y descompensación entre escuelas a la hora de responder a ese reto. ¿Si han cambiado las cosas? El Ayuntamiento se comprometió a estudiar periódicamente los datos de matriculación y a ponerlos a disposición del Consejo Escolar Municipal para valorarlos. Para ello, el Departamento vasco de Educación deberá suministrarle los datos. Esperemos que sea pronto y que podamos ver que la segregación escolar se está invirtiendo. Veremos.

- Este curso también se ha elaborado un extenso plan contra la segregación escolar en el que ha participado un amplio equipo formado por representantes de la comunidad educativa alavesa y expertos en la materia, entre ellos usted. ¿Lo han discutido con el Gobierno vasco?

- No ha habido ninguna reunión del grupo de trabajo con el Departamento de Educación. Por encargo del Ayuntamiento de Vitoria, el grupo de trabajo se estuvo reuniendo de septiembre a diciembre para hacer un diagnóstico y proponer medidas, y se entregó el texto consensuado. El alcalde personalmente hizo llegar el documento a la consejera de Educación. También se presentó en el Consistorio, en el Parlamento vasco y a los medios de comunicación. Pues bien, por parte de Educación no ha habido ninguna convocatoria de reunión con ese grupo. En realidad no ha habido por su parte ningún gesto de reconocimiento por el arduo trabajo realizado tan generosamente.

- ¿Teme que este trabajo acabe olvidado en algún cajón?

- Es un riesgo evidente. Han pasado varios meses desde la presentación del documento y no ha habido ninguna reacción. Es una pena. Sabemos qué difícil es lograr acuerdos entre los distintos sectores del sistema educativo vasco; pues bien, en este proceso de elaboración del diagnóstico y las propuestas se logró que esos sectores (escuela pública y concertada, profesorado, familias, agentes sociales…) se pusieran de acuerdo. Es un hecho muy valioso y, por lo tanto, el documento también lo es. Es difícil entender la falta de reacción por parte de Educación.

Medidas urgentes

- Ese documento incluye numerosas propuestas. ¿Por cuál cree que hay que empezar?

- Entre las medidas urgentes está la creación de oficinas de escolarización, que además de informar y orientar a las familias, puedan también matricular al alumnado, de manera que se evite el rechazo a algunas familias por determinados centros. Otra medida es la verdadera gratuidad de la educación obligatoria en todas las escuelas sostenidas con fondos públicos, ya que la existencia de cuotas en algunos colegios conlleva una evidente selección económica del alumnado, no sólo inmigrante, sino el de menor renta en general.

«Los sectores educativos se pusieron de acuerdo en las medidas a tomar. Y eso es muy valioso»

-El Gobierno vasco ha incorporado en su último Plan de Atención Educativa del Alumnado Inmigrante medidas como que los centros sólo pueden coger a dos estudiantes extranjeros por aula con el curso empezado. ¿Es un paso?

- Sería un paso si constatamos que se está llevando a cabo. Aunque en realidad sería hacer cumplir la normativa vigente, algo que no se ha hecho hasta ahora.

-La lucha contra el fraude en la matriculación, la reducción del límite de la renta de los padres, la fusión de centros con diferente perfil de alumnado son más medidas. ¿Son pasos suficientes?

- No. En el documento de análisis y propuestas mencionado hay una batería de medidas que pueden llevarse a cabo. Además, la reducción del límite de la renta de las familias no es una medida interesante para los centros segregados, porque impide la entrada de familias de clase media y la diversidad socioeconómica es deseable.

Fotos

Vídeos