«No pegué a la directora del colegio, sólo le grité 'racista' porque no quería atenderme»

Varios menores juegan en el patio del colegio San Ignacio/Jesús Andrade
Varios menores juegan en el patio del colegio San Ignacio / Jesús Andrade

La Fiscalía pide un año y tres meses para la madre acusada de abofetear y dar dos golpes en la espalda a la responsable del colegio San Ignacio

David González
DAVID GONZÁLEZ

La madre acusada de agredir a la directora del colegio de su hija ha negado cualquier ataque. En la vista oral celebrada esta mañana en el Juzgado de lo Penal número 2 de Vitoria, esta mujer ha explicado que acudió al centro San Ignacio para pedir explicaciones sobre un percance de su pequeña el día anterior en las instalaciones de la escuela. La responsable del centro educativo se encontraba en una reunión y salió al vestíbulo ante la insistencia de la procesada, a la que acompañaban su marido y la menor.

Siempre según el testimonio de la encausada, que se expresó con muchas dificultades en castellano al ser de origen subsahariano, «la directora quería irse y no hablar conmigo. No le pegué, pero sí estaba alterada porque me echó a mi la culpa del problema de mi hija y le llamé racista». El problema con su pequeña al que se refería es que, la jornada anterior, docentes encontraron restos de sangre en su ropa interior.

Este episodio data del 25 de abril del año pasado. El marido, también ha declarado, y ha negado cualquier agresión o contacto entre la acusada y su víctima.

La directora, por su parte, ha tirado por tierra ambos testimonios. Ha relatado los «gritos» intimidatorios de la mujer, que le dio «una bofetada», así como «dos golpes en la espalda cuando trataba de irme». Como consecuencia de esta supuesta agresión sufrió varios hematomas que tardaron dos días en curar. Asimismo precisó de tratamiento psicológico.

El bedel del centro ha corroborado, punto por punto, esta versión. «Vi el ataque y acudí a ayudar», ha relatado ante la sala. Por estos hechos, esta mujer tuvo vetada la entrada en el centro educativo de Adurza durante el resto del curso.

Tras estos testimonios, el fiscal ha reclamado una pena de un año y tres meses de prisión para la madre, que al carecer de antecedentes penales no implicará ingreso carcelario alguno. También ha reclamado una multa por cuantificar y una indemnización a la directora de 72 euros por las heridas provocadas. También ha solicitado la apertura de un expediente para el esposo «por posible falso testimonio».

La defensa ha solicitado la absolución de su patrocinada. Y, en el caso de fallo condenatorio, ha abogado por un máximo de 6 meses y por una multa «mínima ya que esta familia de seis miembros vive de las ayudas sociales y sus ingresos se limitan a 1.100 euros al mes».

La sentencia se espera en un par de semanas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos