La patronal alavesa da el primer paso para llevar al Ayuntamiento de Vitoria a los tribunales por el IAE

Pascal Gómez, presidente de SEA./Igor Aizpuru
Pascal Gómez, presidente de SEA. / Igor Aizpuru

Presenta un requerimiento para que se incluyan las bonificaciones a las empresas como paso previo a un recurso contencioso administrativo

Ander Carazo
ANDER CARAZO

La patronal alavesa ha tomado la decisión de llevar a los tribunales al Gabinete Urtaran por el Impuesto de Actividades Económicas (IAE). Más en concreto, por no aplicar a las empresas que facturan entre 1 y 2 millones de euros las bonificaciones que se prevén en la norma foral. El desacuerdo entre los partidos impidió articular una mayoría para aprobar estas rebajas, a pesar de que una mayoría (al menos el Gobierno PNV-PSE y el PP) coincidía en el espíritu de retocar la ordenanza municipal para incorporar este mismo año la bonificación. Pero nada es fácil nunca en el Ayuntamiento vitoriano, abonado a la política de bloques. El desacuerdo entre ambos grupos, y también el desmarque de EH Bildu, que había aprobado tales modificaciones en las Juntas Generales, hizo que se quedaran fuera de la normativa local.

Las empresas que facturan entre 1 y 2 millones de euros anuales son alrededor de 840 en Vitoria. Hasta ahora, estaban exentas del pago del IAE, que solo afectaba a las que ingresaban una cantidad superior a los 2 millones anuales. Desde la patronal se considera que es un tributo injusto, porque grava la facturación, no los beneficios. Es decir, una empresa en pérdidas que ingresa más de un millón de euros debe pagarlo igual que si tuviera grandes beneficios.

SEA ha informado este viernes en un comunicado de que ha hecho este requerimiento al Consistorio porque es «un paso previo legalmente obligatorio para la interposición de un recurso ante los tribunales». Si en tres meses no se reconduce la situación, se irá al contencioso administrativo.

SEA ya denunció públicamente hace cuatro meses la ausencia en la ordenanza municipal que regula el IAE de bonificaciones para las empresas cuyo volumen de facturación oscile entre 1 y 2 millones de euros, que hasta ahora no lo pagaban, ya que solo lo hacían las que superaban los 2 millones. La norma foral que regula este impuesto cambió a finales del año pasado y en ella se establece que los ayuntamientos «bonificarán» a estas nuevas empresas con un máximo del 75% el primer año, 50% el segundo y 25% el tercer ejercicio.

El plazo establecido por la normativa foral para adaptar las ordenanzas municipales venció el pasado 1 de julio sin que los grupos municipales del Ayuntamiento de Vitoria lograran ponerse de acuerdo en la aplicación de esas bonificaciones, de ahí la reclamación de SEA.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos