El pastor del Gorbea avisa: «No habrá ni tres días de sol seguidos en verano»

El pastor del Gorbea avisa: «No habrá ni tres días de sol seguidos en verano»

Julián Ajuriaguerra no ha leído «nada bueno» en las témporas de verano, hasta mediados de septiembre augura tres meses de «viento» y «agua»

Eider Burgos
EIDER BURGOS

«Solemos acertar bastante, pero ojalá esta vez me equivoque». Julián Ajuriaguerra no ha leído «nada bueno» en las témporas de verano. Ya puede guardar la toalla y el bañador, porque hasta mediados de septiembre el Pastor del Gorbea augura tres meses de «viento, agua». Puede que hasta alguna «'pedrada'» (granizo). Ajuriaguerra lo ha visto en el comportamiento del viento, en los «choques de aire norte y sur que han quedado los últimos días». Choques que resultan en chubascos; en sirimiri y niebla, como mínimo.

Se trata de un saber popular y del campo que él lo aprendió de su padre: el lenguaje de las témporas, ciclos que se repiten cada tres meses y le ayudan a predecir, en términos generales, la meteorología que se avecina en cada estación. Y en esta ocasión no se trata de «nada bueno».

«Si las témporas no cambian para septiembre, podríamos tirarnos bajo tormentas todo el año»

«Si las témporas no cambian para septiembre, podríamos tirarnos bajo tormentas todo el año» Julián Ajuriaguerra

En el año agrometeorológico -del 1 de septiembre al 31 de agosto- más lluvioso de los últimos setenta, las nubes no piensan abandonar Euskadi así por las buenas. «Días de calor natural, esos de cielo raso y con el norte limpio... no veremos ni tres seguidos», augura el pastor, desde el panorama que le ofrece la atalaya natural de su caserío en el Alto de Barazar. Un verano «fatal», advierte, cargado «de bastante lluvia».

Fruta sin sabor

Este chaparrón constante no sienta bien al turista, pero tampoco al campo. Tras siete meses sin despejar, «habrá hierba de sobra»: «Pero no valdrá para nada porque no tiene las vitaminas que le aporta el sol». El mismo motivo por el que la fruta saldrá sin sabor.

La lluvia constante afecta al campo: hierba de mala calidad y fruta sin sabor por la falta de vitaminas consecuencias

«Mal asunto, Julián», le espetó hace unos días otro pastor de la zona también docto en témporas. Porque entre quienes saben mirar en la brisa del monte la interpretación parece unánime. Antes de Julián Ajuriaguerra, hace casi veinte años, Jacinto Sagarna era el Pastor Gorbea que estudiaba el cielo de cara al estío y las nieves.

Hoy, limita las predicciones a las peticiones de sus vecinos en Abadiño. Aunque aún no ha elaborado un pronóstico completo de la próxima estación, calcula con los pocos datos que ha recopilado que «un trueno va a hacer barbaridades». «Están cayendo bombas por todas partes», espeta. Y los nubarrones, añade, tardarán en irse: «Despacio, despacio».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos