Pasarela canina con más aplausos que ladridos

Dos jóvenes juguetean con un perro en la jornada de ayer en la plaza de la Provincia. / JESÚS ANDRADE
Dos jóvenes juguetean con un perro en la jornada de ayer en la plaza de la Provincia. / JESÚS ANDRADE

El desfile organizado por la protectora de animales para buscar dueños en adopción recibe el cariño del público en la plaza de la Provincia hacia unos perros «muy tranquilos»

JUAN C. BERDONCES VITORIA.

Desde hace diez días, Ashley, una hembra de pastor alemán que ha sufrido lo suyo en la vida, está con Aída, una joven que ha acogido en su casa a esta perra de nueve años que ha sido abandonada en más de una ocasión, también atropellada y la que le falta el ojo derecho. «Ahora vive conmigo, pero estamos buscando un dueño que la quiera adoptar», aseguraba la chica minutos antes de que comenzara la pasarela canina junto a las escaleras de la plaza de la Provincia -se repite hoy desde las 12.30 horas en el mismo lugar-.

Una quincena de perros participó en este desfile, todos ellos con un pañuelo rojo anudado al cuello para identificarlos como los animales que «precisan del cariño y la atención de un dueño, pero no que compre el perro sino que lo quiera adopta, durante una temporada o para siempre», aseguraban los miembros de la asociación protectora de animales SOS Vitoria.

Porque en este verano han podido comprobar cómo en la perrera de Armentia «hemos tenido que acoger un número de perros excesivo, nunca había visto una cosa igual. La gente se cansa y los abandona. Eso no se puede permitir», denunciaba Txus Ruiz, integrante de ApaSOS, que cuenta con medio millar de integrantes entre socios -la gran mayoría- y voluntarios -en torno al medio centenar-.

«Nunca antes en un verano habíamos acogido tantos perros abandonados en Armentia», dicen en la asociación ApaSOS

Entre el centenar de canes que viveen el centro de protección animal de Armentia, hay 30 pit bull terrier, 10 american staffdshire terrier y un rottweiler, todos ellos perros potencialmente peligrosos. «Queremos hacer hincapié en su adopción, pero también en la del resto, y también de los gatos», añadía Ruiz. De hecho, en una de las carpas instaladas en la plaza había fotos e información de ocho felinos que tiene la protectora.

Aunque el protagonismo ayer era para unos perros «muy tranquilos», teniendo en cuenta que a medida que avanzaba la mañana el bullicio de niños y mayores aumentaba. Pero los animales apenas ladraban. «¿Se portan bien para que nos los llevemos a casa?», le preguntaba Ander a su aita, que no sabía cómo responder a a esta pregunta, entre ocurrente e ingenua, de este 'txiki' de 5 años.

Algunas reservas

Pero lo cierto es que ni en los prolegómenos de la pasarela ni durante su celebración, estos canes llamaron la atención por sus ladridos. Y sí por sus jugueteos y saltos -para atrapar comida- con los voluntarios que les sacaron a desfilar. El público asistente correspondió con un buen número de aplausos.

Algunos de estos animales, además, pronto verán mejorada su situación porque hubo quienes ya hicieron una reserva con ApaSOS. Los pastores vascos Lola y Bosco o los mestizos Hommer y Bimba -esta perra fue 'fichada' por fotografía- e incluso el rottweiler Kai están ya cerca de ser adoptados.

Fotos

Vídeos