Orgullosos de ser patateros

Diego Guerrero, con los ganadores, de la sociedad Zapardiel. /Blanca Castillo
Diego Guerrero, con los ganadores, de la sociedad Zapardiel. / Blanca Castillo

Ali acoge el séptimo Campeonato Mundial de Patatas con Chorizo con la presencia de 32 parejas y un homenaje al chef Diego Guerrero

SARA LÓPEZ DE PARIZA

Picantes o suaves, cremosas o sueltas; cada chef a su gusto. Lo importante ayer en Ali era cocinar el mejor puchero para hacerse con el primer premio del séptimo Campeonato Mundial de Patatas con Chorizo organizado por la sociedad gastronómica Eskola Zaharra y patrocinado por EL CORREO. En un ambiente festivo y al ritmo de la música popular, 32 parejas -la mayoría de Álava pero también de puntos cercanos como Gipuzkoa, Burgos o Logroño- guisaron las patatas de la variedad monalisa para conquistar al jurado compuesto por Aitor Buendía, Bittor Rodríguez, Juan Pradel y José Ignacio Junguitu. El dúo mixto de la sociedad Zapardiel logró el prestigioso título.

Los ganadores

Primer premio
El dúo de la sociedad gastronómica Zapardiel se llevó la txapela, trofeo, noche para dos en el hotel Araba y 100 euros.
Segundo
La pareja de Gaupatxa ganó una cena para dos en el Mesón Ali, trofeo y 75 euros.
Tercero
La sociedad Errexala logró una cena para dos en el restaurante Chigre, trofeo y 50 euros.

Con la presión extra de revalidar el primer puesto, los ganadores de la pasada edición, Yolanda López de Ipiña y José Miguel Molinuevo, se afanaban en cocinar un plato de diez. «El único secreto que puedo contar es el de cortar la patata grande para que no se deshaga. Después, unos veinte minutos cociendo y a ver si hay suerte… aunque también habrá que dejar al resto de participantes ganar», apuntaba la cocinera de la sociedad Errexala, al final tercera.

Justo enfrente y rodeados de un público ávido de probar el producto, los representantes de la localidad de Ibarra combinaban las patatas con una degustación de guindillas fritas y de las gildas ganadoras del último Concurso Gastronómico de la Piparra, sin anchoa y con pulpo y gelatina de vermú.

600 raciones

«Llevamos viniendo desde el principio y volveremos porque nos tratan muy bien y el ambiente es espectacular. No hemos ganado ningún año porque aquí cocináis las patatas con chorizo mucho mejor, pero lo importante es lo bien que lo pasamos», compartía José Ignacio Jiménez, de la sociedad Hauspoa. «El secreto es ponerle mucho mimo y amor, nosotros venimos a por todas», añadía su compañero Alberto, de Xepla y primerizo en la cita.

Jorge Arce y Eneko Sagredo, de Kukubarre, dejaron de un lado sus gustos personales para tratar de meterse a los miembros del jurado en el bolsillo. «Este año no les hemos echado laurel ni pimentón picante porque nos han chivado que no les gusta, también nos han dicho que las prefieren caldosas así que las hemos intentado hacer a su gusto», explicaba Jorge levantando la tapa de la cazuela para mostrar su obra. «Venimos a pasarlo bien porque ya no nos entran más trofeos en la sociedad…», bromeaban los cocinillas.

Una vez presentados los platos a concurso llegó el turno de la degustación popular, en la que se repartieron cerca de 600 raciones del plato de la jornada. Además, el cocinero vitoriano Diego Guerrero, presente en Ali, fue reconocido con el galardón ‘Patatero de Honor’ por su trayectoria, el buen trato al producto y llevar el nombre de su tierra a lo más alto de la gastronomía, según valoraron los organizadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos