ALAVESA DE JUNIO

«Es un orgullo que valoren tu trabajo en tu tierra»

La atleta alavesa muestra el galardón junto al busto de Don Celes, en la Redacción de El Correo.
La atleta alavesa muestra el galardón junto al busto de Don Celes, en la Redacción de El Correo. / KRISTIAN EZCURRA

Elena Loyo agradece el premio como alavesa del mes y aspira, sin obsesiones, al pase olímpico para los Juegos de 2020 en Tokio

OLGA JIMÉNEZ VITORIA.

Elena Loyo, (Amézaga, 1983) se ha confirmado como una de las mejores atletas del fondo femenino nacional tras lograr los subcampeonatos de España en 10.000 metros y media maratón. Tras superar varios récords de Euskadi y Álava, encara el final de temporada con el campeonato de España de 5.000. Después, llegará el descanso tras una larga y exitosa campaña en la que también se probó con el maratón, distancia en la que quiere encaminarse para intentar estar en los Juegos olímpicos de Tokio en 2020, aunque es un objetivo que no le obsesiona. Esta ingeniera y polifacética deportista no descarta en un futuro completar un triatlón. Nuestra alavesa del mes de junio, galardón con el que el periódico EL CORREO ha distinguido a la atleta de Amézaga, se siente emocionada por este reconocimiento.

-

-Me ha hecho mucha ilusión. Estoy sorprendida porque no me esperaba un reconocimiento así. Y que venga de tu ciudad, donde te entrenas y te has criado, es muy bonito y emotivo. En definitiva, es un reconocimiento a mi trabajo.

-

-(Risas). Estoy muy orgullosa de ser alavesa, de vivir aquí. Es un entorno maravilloso, donde tengo los mejores circuitos para entrenar, rodeada de buenos compañeros y estoy muy feliz. Vitoria es una ciudad que respira deporte, cada vez hay más apoyo al deporte minoritario y creo que se están dando pasos para darle un impulso al deporte femenino. Es verdad que los que estamos en la élite somos un poco embajadores de nuestra tierra. Es para sentirse orgullosa.

-

-Bueno, tanto como eso... Intento aportar mi ayuda para que el deporte femenino sea más visible y para animar a todas las mujeres a que practiquen deporte, a que tengan hábitos saludables o realicen cualquier actividad física. Cada vez hay más chicas corriendo y a mí me encanta verlas entrenar por las calles. Me alegra mucho, me mueve algo por dentro. Por ejemplo, en la carrera de la mujer, es impresionante ver a 6.000 mujeres que salen a la calle a recorrer 6 kilómetros. Si me ven como un referente, yo encantada, de verdad.

-

-(Risas). Sí, sí. Vengo de batir el 5.000 de Álava que tenía Nieves Zarza desde hace 20 años. Estaba en 16.26 y lo bajé a 16.18. Sentía que lo tenía en las piernas, pero la carrera te tiene que salir. Me hizo mucha ilusión, además en Ordizia, que me trae buenos recuerdos porque allí empecé a ganar mis primeras carreras. El año pasado logré el récord de Euskadi de media maratón y el de Álava de 10.000. Y este año, volví a superar mi propia marca en media y conseguí el de Álava de maratón. La verdad es que están saliendo muy bien las cosas y físicamente me estoy encontrando muy bien en las diferentes distancias.

-

-Para cerrar la temporada, disputaré el 23 de julio en Barcelona el Campeonato de España de 5.000. No me quiero poner metas altas. El año pasado hice novena y fue mi primer año en pista y este año lo que me gustaría es mejorar ese puesto. Con eso me quedaría satisfecha. Después me tomaré un descanso. La temporada ha sido muy larga desde que empecé en septiembre, corriendo prácticamente todo, así que necesito descansar las piernas y la cabeza.

-

-Me gusta mucho la bici, nadar, el patinaje. Y luego descansar la mente en el monte, aunque también haré alguna escapada a la playa. Hay que oxigenar la mente.

-

-(Risas) Me encanta el triatlón de Vitoria. Este año estuve siguiéndolo y, la verdad, cuando veía pasar a los triatletas me daban ganas de participar. Creo que haré alguna vez un triatlón, pero de media distancia. Mi prioridad, ahora, es el atletismo pero es algo que tengo en la cabeza. Un ironman -3,9 kilómetros a nado, 180 en bicicleta y 42 de carrera a pie- me da mucho respeto porque son distancias muy grandes y para prepararlas tienes que hipotecar muchas cosas en tu vida, pero la distancia 'half' -2, 90 y 21-, la veo factible. De hecho, antes de empezar a correr más en serio me atraía mucho el triatlón y, por mi cuenta, entrené en la bici y natación. Hice algún triatlón pero pequeño y luego me decanté por correr, que es lo que realmente me apasiona.

-Hizo su primer maratón en Sevilla. ¿Puede ser el inicio para hacerse una especialista y aspirar a estar en los Juegos Olímpicos de Tokio?

-Fue una primera experiencia y, además, lo corrí lesionada. La gran satisfacción fue terminarlo. Lo acabé en 2.38. Eso mentalmente me animó mucho. La verdad es que lo de Tokio está ahí, pero no es algo que me obsesione. Sería un sueño ser olímpica, pero todavía queda mucho camino por recorrer. Antes, me gustaría poder competir con la selección española y adquirir más experiencia en torneos internacionales. Después, lograr la mínima que está en 2.33.

-Es ingeniera, estudió solfeo, toca el txistu y el piano. ¿Esa cabeza privilegiada es importante para aplicarla en el atletismo?

-Bueno, gracias. No sé, la cabeza es tan importante como unas buenas piernas. Hay momentos en carreras donde el poder mental empuja mucho, saber dosificar, no venirte abajo. También hay que entrenar la cabeza. Me gusta hacer yoga, dar algún paseo por el monte. Eso me aporta mucha energía.

Fotos

Vídeos