La oposición critica a Urtaran por generar la posibilidad de que vuelvan los toros

La última feria taurina en Vitoria se celebró en 2016. /Iosu Onandia
La última feria taurina en Vitoria se celebró en 2016. / Iosu Onandia

El PP, defensor de la feria, acusa al alcalde de «imponer un pliego trampa» y EH Bildu pide explicaciones a la concejala de Cultura

MARÍA JOSÉ PÉREZ

Críticas al alcalde de uno y otro bando. La convocatoria del concurso para organizar la feria taurina de La Blanca 2018 desató ayer las críticas al Gabinete Urtaran por parte de todos los grupos municipales de la oposición, incluido el del Partido Popular, defensor de los toros. La izquierda centró su argumentario en que con la licitación de un nuevo pliego se abre la puerta a «incumplir» el mandato de pleno que convirtió a la capital alavesa en «ciudad libre de maltrato animal». Los conservadores, por su parte, acusaron a Urtaran de «volver a imponer un pliego trampa, con condiciones poco atractivas para cualquier empresario», afirmó el concejal Iñaki García Calvo. Esto demuestra, dijo, que el primer edil «no tiene una voluntad real de buscar un promotor para que haya toros en Vitoria».

Nadie contento, por tanto, tras una decisión que el alcalde tomó incluso con la postura contraria de su concejala de Cultura, que se manifestó públicamente opuesta a abrir la puerta de nuevo a los toros a pesar del rotundo fracaso de público de la alternativa ideada para las pasadas fiestas de La Blanca. Este hecho no pasó desapercibido para el principal partido de la oposición. García Calvo lo reseñó: «Que ahora Urtaran haga lo contrario de lo que dijo su concejala pone en evidencia que estamos ante un Gobierno sin rumbo, que da tumbos y está dividido», profundizó.

Noticia relacionada

EH Bildu, por su parte, no se quedó sólo en las críticas y pidió la comparencia de la concejala de Cultura para que dé explicaciones sobre la convocatoria del pliego, algo que consideran «incomprensible». La coalición anunció que se pondrá en contacto «con las asociaciones animalistas con el ánimo de que acudan a la comparecencia», señaló la edil Iratxe Lopez de Aberasturi.

Al igual que los grupos de Podemos e Irabazi, desde EH Bildu recordaron que en septiembre de 2015 el pleno acordó declarar a Vitoria como «‘ciudad libre de maltrato animal’», lo que debería poner fin a los toros. Para Lopez de Aberasturi, «los pasos que la sociedad está dando hacia adelante, Urtaran los da hacia atrás».

Mientras Irabazi calificó de «insultante» la convocatoria, Podemos consideró que el PNV actúa «en contra del sentir ciudadano» porque los vitorianos fueron «dando la espalda a las corridas y la feria hubiera acabado muriendo por sí misma», indicó Juan Cerezuela. Además de las formaciones políticas, Atea (Asociación por un trato ético de los animales) afirmó ayer que «aun dándose el peor de los casos (que alguien se aventure a un negocio ruinoso) estamos seguros de que supondrá el aldabonazo final para la tauromaquia en la ciudad».

La opción de una unión de empresas para gestionar la feria

El pliego de condiciones para organizar la feria taurina de La Blanca recoge como opción que el gestor sea una Unión Temporal de Empresas (UTE), algo que cada vez sucede con más frecuencia en el mundo taurino. De las plazas de primera, Zaragoza sirve como ejemplo (con Simón Casas a la cabeza, la UTE incluye también al exgestor del Iradier José Cutiño, Enrique Patón e Ignacio Lloret). Y aunque hasta el 2 de enero no se conocerá si alguna unión empresarial opta a devolver los toros a Vitoria, en los círculos taurinos de la capital no se descarta. Mientras espera el desenlace, Txemi Corres, portavoz del Colectivo Protaurino de Álava, se muestra «esperanzado» de que pueda recuperarse la feria, a pesar de que en el pliego, casi idéntico al anterior, encuentra distintos obstáculos. Y advierte de que «si se vuelve a dar toros, habría que traer un bombazo, algo que nos consolide».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos