El tráfico recobra la fluidez en Euskadi tras una mañana de caravanas kilométricas

Armiñon sufre retenciones de cinco kilómetros/Avelino Gómez
Armiñon sufre retenciones de cinco kilómetros / Avelino Gómez

SOLANGE VÁZQUEZ

La 'operación salida' en Euskadi ha dejado retenciones kilométricas esta mañana en los puntos habituales de la red viaria, pero al llegar la tarde las caravanas han desaparecido. Las de mayor importancia se han registrado en la A-8 hacia Cantabria, donde pasadas las 14.00 horas había ya una caravana de seis kilómetros desde Santurtzi, y en la localidad alavesa de Armiñón, con colas de cinco kilómetros en el enlace de la A-1 con la AP-1, en sentido a Burgos.

También se han contabilizado 2 kilómetros de retenciones en el peaje de la AP-1 en Etxabarri Ibiña, en Álava, y de 3 kilómetros en el enlace entre la N-622 y la A-1 en Vitoria.

Por la mañana, los problemas de tráfico han afectado también a varios puntos de Gipuzkoa, al alcanzar los 7,5 kilómetros de caravanas en el peaje de Irun, en sentido a San Sebastián. La agencia foral Bidegi, que gestiona las carreteras de Gipuzkoa, había previsto que este fin de semana atravesaran este peaje, procedentes de Francia, 112.300 vehículos, la mayoría con destino al sur de España, Portugal y norte de África.

También se han producido colas de 2 kilómetros en la zona de Orio, en el punto en el que la autopista se reduce de 3 a 2 carriles, y otros 2 kilómetros en el acceso de la AP-8 a la AP-1 a la altura de Elgobiar. Sin embargo, durante la mañana las retenciones en Gipuzkoa han ido remitiendo y a última hora el tráfico discurría con normalidad en las carreteras de este territorio.

Según fuentes de la Ertzaintza, «son los puntos habituales de retenciones». Tal y como han informado, «la 'operación salida' transcurre con normalidad» y no se han registrado accidentes de consideración en la red viaria vasca.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos