Ofensiva en el Parlamento para obligar al Gobierno vasco a pagar las cocheras del ‘bus exprés’

Las actuales cocheras de Tuvisa en Aguirrelanda./Blanca Castillo
Las actuales cocheras de Tuvisa en Aguirrelanda. / Blanca Castillo

El Ejecutivo guarda silencio ante la propuesta de EH Bildu, que le exige que sufrague «el 25%» de la futura instalación, menos que Podemos y PP

IOSU CUETO

La polémica municipal sobre la financiación de las nuevas cocheras de Tuvisa, que también utilizarán las trece unidades del ‘bus exprés’, llega hoy al Parlamento vasco con la incertidumbre de si la confrontación política puede perjudicar al proyecto. El pleno de esta mañana incluirá tres propuestas sobre la mesa firmadas por EH Bildu, Podemos y el PP, a través de las cuales la oposición presionará al Gabinete Urkullu para que eleve su aportación a la hora de costear la instalación en la que ‘dormirán’ los urbanos. La consejería de Desarrollo Económico e Infraestructuras, liderada por la consejera Arantxa Tapia, prefiere guardar silencio hasta el arranque de la sesión. De momento, sus responsables nunca han aclarado, al menos de forma inequívoca, si están dispuestos a reabrir este debate.

El convenio interinstitucional redactado para impulsar el también llamado Bus Eléctrico Inteligente (BEI) incluye la obra civil, las paradas y los vehículos, así como el sistema de carga nocturno en las cocheras. En total, 42,8 millones. En este reparto el Gobierno vasco aportará el 65% y la Diputación y el Ayuntamiento, el 35% restante a partes iguales. Es decir, el 17,5% cada institución. No obstante, la construcción de las cocheras ha quedado fuera del acuerdo. Por eso, tanto Podemos como el PP anunciaron sendas propuestas para exigir a Urkullu que dicho proyecto se incluya también en el convenio, como ya aprobó el pleno del Ayuntamiento el 26 de enero. ¿Cuánto más debería poner el Gobierno vasco? Está por ver, ya que el Ayuntamiento apenas dispone de un borrador realizado hace dos años que dibujaba el edificio en el vivero municipal de Lakua. Entonces se calculó que su coste superaría «los 9 millones». Suponiendo que esa previsión presupuestaria siguiera vigente, el Gobierno vasco debería desembolsar unos 6 millones -unos dos tercios- para contentar a Podemos y al PP. No obstante, al final habrá una tercera opción que llevará la firma de EH Bildu.

Opción «intermedia»

La parlamentaria y portavoz de la coalición en el Ayuntamiento, Miren Larrion, presentó ayer una alternativa «intermedia» con el fin de «desbloquear el proyecto del BEI». Según explicó, la iniciativa se basa en incluir una adenda en el convenio del ‘bus exprés’ con tres objetivos. El primero, incluir en el mismo la cofinanciación de los costes de las cocheras «en la parte proporcional que éstas representen». Es decir, que el Gobierno vasco también sufrague la construcción de los talleres, pero sin llegar al 65% que se plantea en el resto del plan porque los autobuses eléctricos y su sistema de carga no ocuparán más que una pequeña parte del edificio. La representante independentista calculó que el Azkar Bus -la denominación que utiliza EH Bildu para el BEI- ocuparía «entre un 25% y un 30%», aunque no descartó que incluso fuera algo menos.

Por otro lado, la propuesta de Larrion solicitará la realización de sendos estudios para buscar «soluciones de tráfico» para los principales ‘puntos negros’ de la ciudad, por los que precisamente pasará el ‘bus exprés’: la rotonda de América Latina y «el Sur de la ciudad» -en referencia a la zona de Esmaltaciones-.

«Ahora la pelota está en el tejado del PNV. Desde EH Bildu le ofrecemos la oportunidad de desbloquear y enriquecer el proyecto. Si hay verdadera voluntad no habrá problemas para que la ciudad cuente con el BEI», remachó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos