La obra de Santa Bárbara lleva tres semanas parada por un problema administrativo

Aspecto que ofrecía ayer la plaza de Santa Bárbara, vallada pero con su interior intacto. /Rafa Gutiérrez
Aspecto que ofrecía ayer la plaza de Santa Bárbara, vallada pero con su interior intacto. / Rafa Gutiérrez

La adjudicataria necesita formalizar un trámite en Madrid que se ha aplazado hasta ahora, pero confía en iniciar las obras esta misma semana

IOSU CUETO

La reforma de Santa Bárbara, el proyecto estrella de la legislatura, se ha topado con un imprevisto que está afectando de lleno al desarrollo de la obra. Basta con pasear por la zona para comprobar que la plaza sigue casi intacta tres semanas después del inicio oficial de los trabajos, cuando a estas alturas los operarios ya deberían haber iniciado las demoliciones. La situación centra desde hace días los comentarios de los vecinos de la manzana, pero tiene una explicación. Según ha podido saber EL CORREO, la unión temporal de empresas (UTE) encargada de ejecutar el proyecto ha tenido un problema administrativo que ha impedido que los operarios trabajen con normalidad. No obstante, la adjudicataria cree que resolverá este trámite hoy mismo, con lo que el tajo empezará, esta vez sí, «el jueves o el viernes».

El Ayuntamiento anunció que la remodelación de Santa Bárbara arrancaría el 25 de octubre, aunque desde ese día los operarios apenas han delimitado la zona, han instalado las casetas de obra y han reorganizado el tráfico. Fuentes del Gabinete Urtaran confirmaron que el Departamento de Urbanismo ha pedido explicaciones a la adjudicataria, tras lo que ha descubierto que la UTE tenía «un problema administrativo».

Al parecer, antes de meter las máquinas en la plaza es necesario darse de alta en el registro de empresas acreditadas (REA), que certifica que cada firma está capacitada para ejecutar una obra y cumple con los requisitos de prevención de riesgos laborales. En este caso este trámite se ha tenido que hacer en Madrid, porque esa es la ciudad en la que la empresa que lidera la UTE, Ferrovial, tiene su domicilio fiscal. Y por razones desconocidas, esa inscripción se ha dilatado en el tiempo. La UTE comunicó ayer al Ayuntamiento que, según sus cálculos, «mañana» -por hoy- tendría la acreditación. Aunque eso no significa que pueda enviar a los operarios a Santa Bárbara de inmediato, porque tras esa inscripción deberá realizar otra adicional en el registro empresarial del Gobierno vasco. No obstante, este proceso «suele ser automático», de modo que «para el jueves o el viernes podrían entrar las máquinas».

Sin ampliación de plazo

Este contratiempo no cambiará, ni mucho menos, las previsiones del Gobierno. El Gabinete Urtaran recordó que el plazo para llevar a cabo los trabajos «sigue siendo de 15 meses», y que corre desde que se firmó el acta de replanteo tras la adjudicación de las obras. Es decir, que la UTE deberá apretar el acelerador para recuperar el tiempo perdido si no quiere ser sancionada cuando acabe de remodelar la plaza.

Fotos

Vídeos