Volamos desde Foronda: Colonia, el espíritu mediterráneo de Alemania

Vista general de la ciudad alemana de Colonia./Oliver Berg
Vista general de la ciudad alemana de Colonia. / Oliver Berg

La ciudad germana, con algo más de un millón de habitantes, es la urbe más antigua y cosmopolita del país, destino de turistas de todo el mundo

Salvador Arroyo
SALVADOR ARROYO

El alemán que reside en Colonia no es ese alemán de Berlín, Hamburgo o Múnich, ese teutón arquetípico al que se atribuye un carácter frío y racional. Es más cosmopolita y multicultural, cortado a la medida de una ciudad que supera el millón de habitantes y que está considerada como la más mediterránea de Alemania. El turista que se acerque desde Vitoria a partir de este lunes se encontrará con la urbe más antigua del país, renacida de sus cenizas tras la Segunda Guerra Mundial, la más poblada del Estado federado de Renania del Norte-Westfalia –aunque su capital sea Düsseldorf – y foco de atracción de visitantes de todo el mundo por su ambiente en la calle y su amplia oferta cultural. Pocas ciudades en el centro y norte de Europa pueden decir que el Carnaval es su fiesta más famosa del año.

El vuelo

Lunes y viernes.
Las salidas desde Vitoria serán a las 16.25 horas. Dos horas de vuelo.
conexiones.
En autobús se llega al centro de Colonia desde el aeropuerto en 25 minutos y hay tren cada cuarto de hora.

El aeropuerto está a 14,8 kilómetros al sudoeste de Colonia y a 16 kilómetros de Bohn. A veinte minutos en autobús de la primera y a 25 de la segunda. Ryanair aterriza en su terminal 2, desde la que será sencillo acceder tanto a las paradas de autobús como a la del tren –la línea S13 de los ferrocarriles alemanes (DB) viaja hacia el centro de Colonia cada 15 minutos–.

Mercadillo navideño

Situada en la cuenca del Rin, es referencia para los cruceros por esta vía fluvial. Y su imponente catedral, que tardó más de seis siglos en levantarse y que no cedió al impacto de las bombas durante la última gran contienda, el indiscutible símbolo arquitectónico. Visitar el templo es obligatorio, como lo es cruzar su puente más famoso (Hohenzollern).

Más información

Pasear (y hacer compras) por la Schildergasse, la arteria más comercial y con más vida diurna, o entregarse por la noche al ambiente de su centro histórico forman también parte de lo mejor que ofrece Colonia. Es ciudad de museos como el Ludwig (dedicado al arte moderno), el Centro de Documentación del NacionalSocialismo –un auténtico zarpazo del pasado nazi– o el Shokoladenmuseum (museo del chocolate). Su mercado navideño que arranca a finales de noviembre cierra un calendario de eventos en el que también destaca el Summer Jam Festival (julio), los espectáculos pirotécnicos sobre el Rin (de mayo a septiembre) o ese Carnaval, el más grande del norte de Europa, que dura seis días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos