Nueve días de música le dan vida al agosto vitoriano

El profesor de viola Leo de Neve, durante una clase en Vitoria./Igor Aizpuru
El profesor de viola Leo de Neve, durante una clase en Vitoria. / Igor Aizpuru

Los profesores abren hoy y mañana un ciclo donde se presentan desde formaciones inusuales hasta música klezmer o un homenaje a Bellugi

NATXO ARTUNDO

Lo de criar fama y echarse a dormir es algo que no va con el Festival/ Curso Internacional de Música de Vitoria. Como cada año, el ciclo no sólo congrega a estudiantes de diversos países y a reputados profesores, sino que aporta algo distinto. En este caso, un curso en torno a la tradición klezmer, característica de los judíos askenazis de Europa central y del Este. Las formas asociadas a esta música -con al menos cinco siglos largos de historia- cuentan con el clarinetista y docente Jaan Bossier.

«Me gusta meter algo diferente, ya sea en la parte del festival o en la enseñanza, que le aporte algo de identidad. La música klezmer se está poniendo muy en boga entre los músicos clásicos -por llamarnos de alguna forma- y conozco desde hace muchos años al profesor, de cuando estudiaba en Amberes, y tiene un grupo de este estilo, que conoce muy bien. Y el curso está siendo muy bien recibido», señala el coordinador de los cursos y conciertos, Íñigo Alonso.

El clarinetista alavés, afincado en el Reino Unido, no sólo ha conformado una atractiva oferta de formación en las instalaciones de Jesús Guridi. El festival despliega, además, un amplio programa gratuito en el aula magna del conservatorio. «Es importante para los alumnos ver a esos maestros poner de forma brillante sobre el escenario esas técnicas y recursos. Les da esa motivación y alegría», explica Alonso, que subraya que los docentes actuarán sobre todo en formaciones de cámara, aunque hoy habrá una obra de Granados para piano solo y otra de Mompou para violonchelo y piano.

‘Hommage’ recordará a David Bellugi, «que tocó en el festival el año pasado, en un dúo de flauta de pico y acordeón». El propio clarinete de Alonso será el eje de este recuerdo «como músico y como persona» al recientemente fallecido flautista.

Para el lunes, Alberto Urretxo encabezará una infrecuente formación de trombón, piano y viola, mientras que las violinistas británicas Harriet Mackenzie y Philippa Mo. «Es un dúo que se entiende a la perfección. Es una conversación continua entre los dos violines, que llenan la sala más grande».

En cuanto a estudiantes, «mantenemos más o menos el mismo número, unos 75. Además, hay alguna disciplina menos este año», en el que el alumnado protagonizará nada menos que seis conciertos y participará en el dedicado a la tradición klezmer.

Cuerdas, piano y clarinete

El programa docente conserva «la base de las master classes, las cuerdas, el piano y el clarinete. Además, la música de cámara es algo súper importante y tiene mucho éxito», señala Alonso. Su combinación de materias y profesorado han atraído hasta la capital alavesa a alumnado procedente no sólo de España sino de Brasil, México, Venezuela o China, además de Portugal, Italia o Reino Unido, según expone el director.

Junto a él, están los prestigiosos violinistas Catalin Bucataru y Nathaniel Vallois o las destacadas violas de Leo de Neve e Isabel Villanueva. Los violonchelos cuentan con la sabiduría de Nabi Cabestany y Alexander Baillie. Además del gran clarinete Jaan Bossier, los reconocidos pianistas Charles Wiffen, Albert Nieto y Anna Crexells completan el cuadro docente de este año.

Fotos

Vídeos