La noche vitoriana gana brillo

A partir del viernes 15, Glow ocupará el hueco dejado a principios de agosto por The End. /EL CORREO
A partir del viernes 15, Glow ocupará el hueco dejado a principios de agosto por The End. / EL CORREO

La reapertura de la antigua discoteca The End aviva el panorama nocturno

DAVID GONZÁLEZ

Aunque sea lunes, los amantes del trasnoche andan de enhorabuena. En apenas quince días, dos salas ahora mudas encenderán sus focos. Añadirán brillo a un panorama que, sin rozar la agonía de ciudades próximas, tampoco atraviesa su mejor momento.

Sobresale la inminente aventura en el local ocupado por un clásico de la noche vitoriana, The End. Esa discoteca se desconectó el 5 de agosto y el viernes 15, bajo la denominación de Glow (brillo en inglés), la nueva gerencia confía en convertirse en faro hedonista desde el primer descorche. La otra novedad responde al nombre de Sunset (atardecer). Operará a partir de este jueves en la plaza de San Antón, donde se han sucedido una cascada de proyectos sin demasiada continuidad a lo largo de los últimos años.

Discotecas en Vitoria

En el centro.
Mítika y Kubik, las dos más potentes. También Lola, de ambiente latino.
En otros barrios.
Jimmy Jazz, Le Coup, Zen, Bodeguita o People.
Las que llegan.
El jueves 7 arrancará Sunset en la plaza de San Antón, en el antigua Mambolada o Elefante Blanco. La gran novedad será Glow. A partir del viernes 15 ocupará el hueco dejado el 5 de agosto por The End.

Una y otra manejan grandes cifras, pero sobre todo suponen un inesperado empuje a la escena de Vitoria la ‘nuit’. Glow roza el millar de personas de aforo. Sunset incluso lo supera. En ambos casos se trata de una apuesta arriesgada habida cuenta de la normativa municipal actual, aprobada en 2010 por el gabinete Lazcoz y que dio carta blanca a los bares reconvertidos en pubs.

«Aquello significó que muchos locales ampliaron sus horarios hasta las 4.30 horas mínimo. Al final, las discotecas deben sobrevivir con apenas dos o tres horas de ‘movimiento’», analiza un hostelero de la noche que exige el anonimato. En la actualidad, Mítika representaría la excepción a esta regla. Siempre hasta los topes las noches de sábado, ha sabido amoldarse con conciertos y fiestas los jueves y viernes, días en que el flujo de adeptos del parrandeo lleva tiempo en horas bajas.

Glow romperá además con una regla no escrita. Cobrará entrada. 5 euros los jueves y 6 viernes y sábados, siempre a cambio de una consumición. «Es arriesgado, lo sabemos, pero nuestra propuesta creo que vale ese precio casi simbólico», dice la encargada, Miren Zorrozua.

Empezar a cobrar

Otros empresarios de la noche ven con curiosidad esta novedad. «Es importante para una ciudad tener un ambiente nocturno de variedad y sobre todo de calidad, haciendo las cosas bien. Es imprescindible para esta franja horaria el cobrar entrada», analiza uno de ellos.

Mientras, Zorrozua avanza los secretos de Glow. Habla de «nueva decoración e iluminación, coctelería, dos ambientes con música actual y electrónica» y el vitoriano Dario Núñez, reconocido ‘pincha’, como referencia a los platos. También contará con zona VIP. Sunset también contará con la suya, por supuesto.

Aunque lejos queda la época dorada de la Vitoria nocturna -años noventa y primer lustro del presente siglo-, ambos proyectos agregan brillo a una amplia plancha local, con alternativas en el centro (Mitika, Kubik, Lola), Coronación (Jimmy Jazz), San Martín (Zen) o el Ensanche (Le Coup, Bodeguita).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos