La noche de fiesta en Vitoria que salió muy cara

La vista oral se celebró ayer en el Palacio de Justicia./Jesús Andrade
La vista oral se celebró ayer en el Palacio de Justicia. / Jesús Andrade

Un turista subió a la habitación de un hotel con una joven, horas más tarde apareció un supuesto amigo de la mujer y se liaron a golpes. Un juzgado le obliga ahora a pagar los daños causado

David González
DAVID GONZÁLEZ

Un joven domiciliado en Burgos tardará en olvidar la Nochebuena que pasó en Vitoria. Y eso que han transcurrido cuatro años. Aquella jornada «subió con una chica a la habitación que tenía alquilada», recordaba ayer personal del hotel donde estuvo alojado. Ya por la tarde, otro chico se coló en el establecimiento, subió directo a la estancia sin que fuera detectado -«alguien tuvo que avisarle»- y, a partir de ahí, se armó el Belén. Presuntamente era un amigo íntimo de la mujer.

Comenzó una pelea entre los dos varones. La providencial intervención de los trabajadores del establecimiento apagó las brasas de este singular incendio. Asimismo, una patrulla de la Ertzaintza acudió al lugar y abrió ficha. Tras la corta refriega, la puerta de la habitación había quedado inservible. También el espejo del baño. El acta habló entonces de restos de «sangre tanto por el suelo como en las paredes» del cuarto y en el pasillo de acceso. Un posterior peritaje cifraría los desperfectos en 1.299 euros.

En la mañana de ayer, cuatro años después de aquel lance, este chico, que ahora cuenta con 27 años, compareció ante el Juzgado de lo Penal número 2 en calidad de único investigado por estos hechos. Se le acusaba de un delito de daños.

Por un lado, la Fiscalía reclamaba para él una multa de 3.000 euros en concepto de responsabilidad personal subsidiaria, aparte de las costas del proceso judicial. Por otro lado, la empresa responsable del establecimiento hotelero reclamó una compensación económica acorde a las reparaciones efectuadas. Es decir, los 1.299 euros.

«No recuerdo bien»

La vista oral duró bastante poco gracias al acuerdo suscrito entre la defensa y el Ministerio Público. Al encausado le rebajaron la cuantía a abonar a cambio de que aceptara su responsabilidad en los destrozos ocasionados en la habitación del hotel y en la zona común. Como así ocurrió, el titular de la sala dictó sentencia en ese mismo instante.

El joven, con antecedentes penales, fue condenado entonces como responsable de un delito de daños. Por este concepto le impusieron una sanción económica de 540 euros. A ellos se sumaron los 1.299 euros derivados de la reforma y limpieza de la habitación. Aunque el procesado aseguró «no recordar bien» todo lo ocurrido aquella jornada, aceptó el castigo impuesto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos