«Los niños tienen que coger seguridad los primeros días de vuelta al colegio»

Las familias acompañan a los niños de dos años que ayer comenzaron las clases en el colegio San Prudencio. /Rafa Gutiérrez
Las familias acompañan a los niños de dos años que ayer comenzaron las clases en el colegio San Prudencio. / Rafa Gutiérrez

La psicóloga Estefanía González, del gabinete AMAESicologia, recomienda a los padres «que de ninguna manera se enfaden con sus hijos si muestran malestar por el cambio»

N. P. DE NANCLARES VITORIA.

A la psicóloga Estefanía González le sobran argumentos para defender las bondades del periodo de adaptación. Desde su gabinete AMAESicología, también anima a los padres a afrontar esta fase con paciencia y empatía. «Los niños tienen que coger seguridad estos primeros días de clase», afirma.

- Para muchos padres este periodo de adaptación es un calvario. ¿Qué les diría para sobrellevarlo?

- Que piensen que es un beneficio para sus hijos, que el esfuerzo que están haciendo va a reportar bienestar de los niños a la hora de enfrentarse a la nueva situación escolar.

- ¿Es tanto el cambio que supone para ellos?

- Los niños primero se tienen que adaptar a no estar con su familia, a estar con una persona desconocida y a aprender que sus padres vuelven aunque les dejen en la escuela. Son muchos cambios y este periodo es necesario.

- Hay padres que dicen que ellos no hicieron adaptación y no les pasó nada.

Estefanía González, en su gabinete de psicología.
Estefanía González, en su gabinete de psicología. / Rafa Gutiérrez

- Realmente no hay una secuela directa a corto plazo, y también depende de la personalidad del chaval, pero las consecuencias se verían más a largo plazo. Puede afectar a que los chavales sean más inseguros, a que no sean capaces de afrontar situaciones nuevas de manera adecuada, que se vuelvan más dependientes... Al final se trata de conseguir que se adapten a una nueva situación de manera más adecuada, puedan sentirse seguros y logren un buen apego con su figura de referencia en el centro, que es el profesor.

- ¿Así se ahorran lágrimas a lo largo de curso?

- Yo creo que sí, pero sobre todo aprenden a defenderse ante situaciones nuevas.

- Se dan casos también de niños que llevan muy bien el periodo de adaptación pero, sin embargo, cuando se termina empieza a llorar. ¿A qué se debe?

- A dos cosas. Por un lado, a que todo el mundo no tiene la misma necesidad de periodo de adaptación. Es decir, cada uno necesitaría su tiempo. Y por otro, hay muchos que en un primer momento les resulta agradable la novedad de ir con otros niños y nuevos juguetes, pero cuando ven que eso se alarga en el tiempo y que se convierte en rutina ya nos les hace tanta gracia. Estos niños empezarían en ese momento un nuevo periodo de adaptación. Ahí está la individualidad de cada chaval. Hay que tener paciencia y entender emocionalmente a cada niño.

- ¿Cómo deben colaborar los padres en esta fase?

- Lo importante es dar seguridad al niño, explicarle siempre que vas a volver a buscarle... En definitiva, darle tranquilidad, que no piense que le vamos a abandonar, que sepa en todo momento lo que va a pasar, cuál es la figura de referencia en el colegio y empatizar con ellos. De ninguna manera hay que reñirles. Hay muchos niños que igual vomitan por la mañana porque este cambio les genera mucha ansiedad. En vez de enfadarnos, hay que entenderles. Cada uno tiene su manera de expresar su malestar.

- También se ven muchos abuelos estos días en las puertas de los centros.

- No importa quién haga el periodo de adaptación, siempre que sea alguien que le dé seguridad al niño.

Fotos

Vídeos