«Si fuese necesario tirar Errekaleor habría que derribar media Vitoria», aseguran EH Bildu, Podemos e Irabazi

Tres jóvenes caminan por Errekaleor.
Tres jóvenes caminan por Errekaleor. / Jesús Andrade

Los grupos de izquierda en el Ayuntamiento de la capital creen que los informes de Errekaleor no justifican el derribo

Ander Carazo
ANDER CARAZO

«Si fuese necesario tirar Errekaleor habría que derribar media Vitoria». Esa es la conclusión a la que ayer llegaron EH Bildu, Podemos e Irabazi -los grupos municipales que apoyan al movimiento ‘okupa’- tras analizar durante una semana la documentación que les entregó el Gabinete de Gorka Urtaran y con la que justifica la demolición del poblado. De los ocho informes que componen el expediente, los grupos de izquierda desdeñaron unos cuantos por carecer de una estructura técnica, pese a que estén firmados por altos funcionarios o responsables de la compañía eléctrica Iberdrola. «Como no hay problemas de seguridad, la única motivación ha sido política», zanjó la portavoz de la coalición abertzale, Miren Larrion.

«Entramos al Ayuntamiento para cambiar la ciudad, pero otros han cambiado desde entonces», lanzó la también parlamentaria en clara referencia a Urtaran. Desde su punto de vista, el estudio que se realizó «portal a portal» concluye que el barrio «está bien» y denunció que en ningún informe se hace referencia «a la aluminosis, ni se han hecho catas para comprobarlo». Según los cálculos de la coalición independentista, el proyecto para tirar abajo Errekaleor supondría un desembolso de 22 millones y «un enorme coste social para la ciudad». Larrion acusó al regidor de «mentir y ocultar sus verdaderas intenciones», que para ella responden a una «disputa electoral por ciertos votos con el PP».

La concejala abertzale compareció flanqueada por Juan Cerezuela (Podemos) y Óscar Fernández (Irabazi), quienes secundaron su análisis sobre las viviendas propiedad de la sociedad municipal Ensanche 21 que desde 2013 han sido asaltados por 150 personas. El representante de la formación de los círculos aseguró que la decisión de demoler el barrio puede responder a «unos intereses políticos o especulativos». El edil de la coalición compuesta por Izquierda Unida y Equo, por su parte, reclamó al alcalde que vuelva a «la vía del diálogo» sobre este asunto.

Fotos

Vídeos