El Monumento a la Batalla de Vitoria, pieza a pieza

Ibai de la Torre coloca un Celedón de Lego sobre 'la victoria', que corona, como sucede en la escultura real, su singular réplica.
Ibai de la Torre coloca un Celedón de Lego sobre 'la victoria', que corona, como sucede en la escultura real, su singular réplica. / KRISTIAN EZCURRA

Ibai de la Torre construye una réplica con fichas Lego para conmemorar el centenario del conjunto escultórico

CECILIA ALBÉNIZ VITORIA.

Hace 100 años se inauguraba uno de los puntos de encuentro por excelencia de la ciudad, con permiso de 'La mirada': el Monumento a la Batalla de Vitoria. Ahora que la escultura permanece cubierta para evitar daños durante estas fiestas de La Blanca, los más curiosos tendrán que conformarse con fotografiar la singular réplica que ha realizado con piezas de Lego Ibai de la Torre (Vitoria, 37 años, funcionario de banca) y que estará expuesta durante todo el mes en el bar Camerino de la calle San Prudencio.

Colocada con gusto en el escaparate de la entrada, la réplica está rodeada de recortes de periódicos de 1917, y del programa de fiestas de aquel año. «Estuvimos dudando entre decorarla con fotos festivas o históricas. Al final, nos decantamos por estas últimas creyendo que le dan más carácter», explica el creador de la figura. Se trata de una recreación a escala, con los tres colores que le quedan a la real y repleta de cañones, soldados, caballos y armas todas perfectamente colocadas. «Muchos no sabrían distinguir cúal es el original», bromea de la Torre.

La inspiración le viene de lejos. «Cuando visité París o Bruselas, por ejemplo, vi que había gran tradición de recrear puntos icónicos de las ciudades con Lego, y sabiendo que este año se cumplía el centenario del Monumento se me ocurrió intentarlo», explica. Siempre como un 'hobby', se puso manos a la obra en diciembre y ha estado hasta ahora dotándola de todo tipo de detalles, «para que se parezca lo máximo posible a la real».

Distintos detalles de la pieza. / Kristian Ezcurra

Él mismo se dedicó a sacar fotos del Monumento que luego utilizaría para no dejarse ningún personaje fuera. «Además, en junio me apunté a unas visitas guiadas realizadas por el Ayuntamiento en las que explicaban el significado cara a cara de cada elemento escultórico y eso me ayudó a decidir a qué partes tenía que darles más importancia y apurar en los detalles», apuntaba el joven.

«Prueba y error»

Encontrar piezas de Lego que cuadrasen no fue tarea fácil. «En internet hay un gran mercado de accesorios de segunda mano de Lego y ahí es donde he conseguido la mayoría de materiales para realizarla», confesaba el artista, «por lo me gusta decir que tiene un poco de muchos sitios». Luego, encajar las figuritas en la pieza base tiene su truco. «Parte de ellas están colocadas en la obra de tal manera que sólo se les ve medio cuerpo y las conseguí colocar a base de 'prueba y error'», explicaba. Los caballos fueron su 'talón de Aquiles'. Le requirieron mucho más tiempo y paciencia. «Son pura invención porque Lego no cuenta en su colección con estos animales a la escala que necesitaba, ni tampoco en estos colores».

Ibai de la Torre es un apasionado de los montajes de Lego desde pequeño y en navidades también fue el encargado de construir un Belén con estos mismos materiales, que consiguió llamar la atención de muchos de los clientes del bar. Continuará construyendo en sus ratos libres, aunque todavía no ha decidido si tirará 'por aquí o por allá'. «Tengo varias ideas, pero necesito tiempo y encontrar una que realmente me atrape para ponerme con ello», concluye.

Fotos

Vídeos