Una mirada animal en el Ataria

Los animales fueron retratados con un estudio móvil y sobre un fondo blanco.
Los animales fueron retratados con un estudio móvil y sobre un fondo blanco. / fotos: José Barea

El centro acoge hasta el 15 de octubre la muestra ‘Bestiarium’ de José Barea sobre la biodiversidad rural en España

SARA LÓPEZ DE PARIZA

España cuenta con más de 200 razas autóctonas y el 80% se encuentra en peligro de extinción. Con el objetivo de ponerlas en valor y aunar el ámbito rural con el medioambiental, surge el proyecto ‘Bestiarium’ de la mano del fotógrafo José Barea, especializado en la difusión del patrimonio histórico-artístico nacional. Tras año y medio de itinerancia, la exposición recala en Ataria, donde desde hoy y hasta el próximo 15 de octubre el público podrá disfrutar de 58 retratos en gran tamaño de especies como el caballo asturcón, el gallo malloquín o el cerdo ibérico retinto. Por supuesto, no faltan razas locales como el euskal txerria, el euskal oiloa o el caballo pottoka.

La muestra supone «desde el punto de vista conceptual, una de las tres más importantes que hemos tenido a lo largo de nuestra historia», subrayó ayer durante el acto de presentación Luis Andrés Orive, director del Centro de Estudios Ambientales (CEA). No se trata de una exposición de fotografía de naturaleza más y es que esta vez los animales, despojados de todo lo demás, se convierten en los verdaderos protagonistas. Según confesaba el propio autor, «quería retratarlos de manera diferente, no en el campo, porque son imágenes que todos tenemos ya interiorizadas y en las que el animal se convierte en parte del paisaje». Por ello, y en colaboración con veterinarios y ganaderos, todas las razas han sido retratadas en un estudio móvil con fondo blanco que ha pasado por granjas, establos y prados de toda la geografía española.

Las imágenes tomadas por el artista desde finales de 2009 -fecha en la que comenzó a gestarse este proyecto- tienen en común que el retratado mira a la cámara para cruzarse después con la mirada del espectador. Además, todas las fotografías tienen el mismo tamaño, así que no se asusten si se topan en Ataria con una gallina de las mismas dimensiones que ustedes. De esta manera, el autor busca llamar la atención sobre los peculiares rasgos físicos de los ejemplares retratados, así como sobre actitudes y estados de ánimo que podrían resultar más propios del ser humano.

José Barea, que ha utilizado para ‘Bestiarium’ técnicas propias de la fotografía artística, apuntó la necesidad de «no dejar de lado la ganadería cuando se habla del medio ambiente» y, en la misma línea, de valorar la importancia de las razas autóctonas ya que «ese patrimonio genético nos puede hacer falta en unos años aunque ahora no lo necesitemos». Al mismo tiempo, estos animales de origen doméstico y ganadero son imprescindibles para la supervivencia de determinados paisajes y de la población dedicada a tareas agrícolas.

Un concepto educativo

Por su parte, el coordinador de Ataria, Gorka Belamendia, quiso aclarar que «la biodiversidad no son sólo animales salvajes» y que este concepto se acerca mucho a los ciudadanos «a través del mundo rural». «En muchos de los casos, esta exposición nos va a abrir los ojos y nos va a hacer empatizar más con las especies rurales y, en consecuencia, con la necesidad de protegerlas ahora que muchas de ellas están amenazadas», pronosticó.

Iñaki Prusilla, concejal de Medio Ambiente, apuntó que «el arte, en este caso la fotografía, ayuda mucho a la labor educativa sobre nuestro entorno ambiental. Vienen generaciones nuevas y tenemos que seguir concienciando». En ese contexto de concienciación infantil y juvenil se organizarán visitas de colegios e institutos a la exposición.

Fotos

Vídeos