El 11,5% de los menores que delinquen en Álava no llega a los 14 años

Un ertzaina acompaña a uno de los menores detenidos en Bilbao. /E. C.
Un ertzaina acompaña a uno de los menores detenidos en Bilbao. / E. C.

Acoso escolar, violencia hacia los padres o hurtos leves son los motivos principales de los 414 procedimientos abiertos en el Juzgado en 2016

JUDITH ROMERO

La serie de episodios agresivos protagonizados por menores -tres homicidios casi seguidos en Bilbao y robos con violencia en Vitoria- ha puesto el foco sobre la conducta de los menores delincuentes y sobre las penas que, por su edad, pueden cumplir. En Álava, se archivan anualmente alrededor de medio centenar de delitos porque sus presuntos autores tienen menos de 14 años. De acuerdo a la última memoria de la Fiscalía provincial, corresponden al 11,5% de los acusados por delitos protagonizados por menores en 2016, el año más reciente del que se tienen datos cerrados.

En general, los tipos de delitos que tienen por autor a menores que por su edad no tienen que responder ante la justicia de sus actos han sido durante los últimos años en Álava de una gravedad menor a la registrada en las últimas semanas en el territorio vecino. Se tratan por lo general de delitos de acoso escolar, lesiones, atentados o resistencia contra agentes de la autoridad y robos en ocasiones caracterizados por el uso de la violencia, de acuerdo a la Sección de Menores de la Fiscalía de Álava.

Las claves

Una realidad oculta
La Fiscalía alerta de la «baja judicialización» de los casos de violencia de género entre menores
Irreflexivos
«No reflexionan sobre las consecuencias de su conducta ni antes ni después de hacerlo»
Contra padres o hermanos
Las conductas violentas en el seno de la familia cada vez empiezan antes y se vuelven más agresivas

En el año referido se abrieron un total de 414 procedimientos a menores. De ellos, 48 casos se archivaron por la corta edad de sus autores, inferior a 14 años. No son solo por robos o pequeños hurtos. La Fiscalía destaca entre ellos numerosos casos de acoso escolar. La mayoría de situaciones de ‘bullying’ que se producen en los colegios alaveses tiene lugar en las aulas de sexto de Primaria y primero de Educación Secundaria, cuando los niños tienen entre 11 y 13 años.

Cada vez más familias denuncian episodios violentos y piden órdenes de alejamiento en Álava. Según la Fiscalía, la violencia familiar se desata cuando los padres intentan establecer algún tipo de límite a la conducta de sus hijos. Estos enfrentamientos comienzan en la preadolescencia y se agravan con el paso del tiempo. Algunos jóvenes corrigen estos comportamientos gracias a tareas socioeducativas, libertad vigilada o medidas de internamiento «terapéutico» en régimen semiabierto impuestas por los jueces, pero a pesar de que estas últimas aumentaron en 2016, no todos consiguen volver a integrarse.

Los menores reincidentes comparten una característica común. Tal y como indica el escrito fiscal, no piensan en el impacto que sus acciones pueden tener sobre los demás. «Son menores que no reflexionan sobre las consecuencias de su conducta, ni previa ni posteriormente» y su perfil corresponde a una «clara y elevada impulsividad». No tienen herramientas para tolerar su frustración y desconocen cómo gestionar los conflictos de forma no violenta.

Violencia de género

Además de robos con fuerza y desacato a la autoridad, los jóvenes también incurren en delitos contra la libertad y la identidad sexual. Estos casos eran «prácticamente inexistentes hasta 2015» pero, por el contrario, en 2016 comenzaron a darse tocamientos y «accesos carnales». Esta es una temática confusa para la Fiscalía, que sostiene que los números «no cuadran».

En el ejercicio correspondiente a la última Memoria del ministerio fiscal se abrieron cerca de 900 causas relacionadas con la violencia de género, pero sólo dos de ellas tuvieron a menores como protagonistas. Este dato, a juicio de la Fiscalía, no parece representativo de lo que actualmente ocurre en la sociedad, y el informe subraya que su baja judicialización puede deberse a situaciones de sumisión. «Tememos que muchas adolescentes experimentan los comportamientos de dominio como una muestra de amor», advierten. En el extremo opuesto, cada vez son más los padres que se atreven a denunciar situaciones de abuso que se dan en el núcleo familiar.

Hay menores que comienzan a mostrar conductas violentas en el interior de su hogar. Hasta ahora estos conflictos solían dar comienzo en la preadolescencia, pero la Fiscalía alavesa destaca que cada vez más jóvenes, por debajo incluso de los 14 años. La gravedad de sus actos aumenta progresivamente, lo que lleva a las familias a dar el paso de denunciar a sus propios hijos y, en los casos más extremos, solicitar órdenes de alejamiento contra ellos para defender su propia integridad. Eso sí, el mayor número de casos no tiene porqué corresponderse con aumento de agresiones. «Creemos que quienes sufren este tipo de violencia piden más ayuda porque ya no se avergüenzan de ello», apunta el Ministerio Fiscal.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos