Un menor implicado en la ola de robos obliga a actuar otra vez a la Ertzaintza en Sansoheta

Acceso al centro de menores de Sansoheta, en Vitoria. /Jesús Andrade
Acceso al centro de menores de Sansoheta, en Vitoria. / Jesús Andrade

Le prohibieron ir al partido del Alavés como medida de castigo y amenazó al personal del centro con una barra de hierro

DAVID GONZÁLEZ

La Ertzaintza regresó ayer al centro foral Sansoheta. Apenas 24 horas después de que efectivos del Grupo 6 detuvieran a tres menores residentes en este inmueble -luego hubo un cuarto arrestado- por su presunta participación en una oleada de violentos robos a peatones a lo largo de los últimos meses. Y la causa de la nueva ‘visita’ policial se debió precisamente en uno de esos chicos.

Tras pasar el viernes por el Juzgado de Menores, lo devolvieron a Sansoheta junto a otro de los cuatro implicados. Los dos restantes fueron enviados a centros cerrados (antiguos reformatorios). El caso es que, según ha sabido este periódico, le prohibieron ir al Alavés-Celta de ayer como medida de castigo. Al parecer, la Diputación alavesa deriva habitualmente parte de sus invitaciones a estos adolescentes tutelados.

El chico, sin embargo, no se tomó demasiado bien la medida. Supuestamente agarró una barra de hierro y amenazó con ella al personal de Sansoheta, que pidió ayuda al 112. La rápida llegada de los efectivos de la Ertzaintza recondujo la tensa situación en este centro de titularidad foral.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos