Mendizorroza se rinde a las reinas del gospel

The Brown Sisters, durante el concierto. / I. Aizpuru

The Brown Sisters, de Chicago, insuflaron espíritu y fuerza a los espectadores de la primera noche del festival de jazz

LAURA ALZOLA

Ritmo, espíritu y alabanzas al señor. Las Brown Sisters llenaron ayer el polideportivo de Mendizorroza en la primera noche del festival de canciones tradicionales de gospel.

Adrienne, Andrea, Lavette, Vanessa y Amber nacieron y crecieron en Chicago, la cuna del género. Anoche, el teclista Jason Tyson puso la música y las cinco mujeres expresaron con gran entusiasmo y sentimiento su talento musical.

El de las Brown no era un reto menor: ser las primeras en emocionar al público sentado en las butacas. Pero la energía desbordante de las estadounidenses, que habían subido al escenario con la clara intención de hacer sentir al público toda la profundidad espiritual de su canciones, lo consiguió. Sus voces atronadoras transformaron la rigidez inicial de quienes pagaban por ocupar un asiento y cambiaron las expresiones de los rostros de los oyentes.

Así, el espíritu del jazz no tardó en volver a la cuadragésimo primera edición del festival. Por un lado, la alegría, los bailes, gritos y rezos al 'todopoderoso' de las Brown surtieron efecto en seguida. Los pies, las rodillas y la cabeza de muchos 'jazzeros' se unían al movimiento de quienes se abanicaban en una primera noche cálida de festival. Con otros temas, las hermanas provocaron las lágrimas de más de uno en las gradas.

El quinteto oriundo de Chicago ya avisaba al público tras cantar la primera canción, de que las habría canciones para todos los gustos. «Algunas os harán mover el esqueleto, otras serán emocionantes y espirituales y habrá canciones que os harán dar palmas». Seguro que a las Brown les ayudó su extensa experiencia con el público europeo a la hora de conectar con los asistentes a Mendizorroza. Y es que el conjunto comenzó a hacer giras por el viejo continente a finales de los años noventa. Tal y como demostraron anoche en Vitoria, ahora se han convertido, con razón, en una de las atracciones preferidas de los amantes de los espirituales negros.

Consideradas como uno de los mejores grupos de gospel tradicional contemporáneos, sus interpretaciones se centraron en los clásicos del género como 'Hey man', canción que fue el detonante de que pocos minutos antes del descanso, el público del polideportivo -con capacidad para cuatro mil espectadores- al completo, se levantase a cantar y bailar.

Entre los himnos elegidos para su vasto repertorio, también estuvo una versión de ‘Oh Happy Day’, el que nunca puede faltar desde que se convirtiese a finales de los años sesenta en un hit internacional, al ser cantado por las Edwing Hawkins Singers.

Como a muchos otros artistas principiantes, la Iglesia les ofreció a las hermanas Brown la posibilidad de demostrar su arte ya desde muy pequeñas. "El rey, Jesús, está escuchando cuando rezas" o "él tiene la fuerza que necesitas" fueron algunas de los mensajes que The Brown Sisters quisieron transmitir en Vitoria.

Con ayuda del pastor Brown, que animó a sus hijas a cantar al constatar su talento musical, las hermanas pronto se hicieron populares entre los asistentes a las ceremonias religiosas y organizaciones culturales. En 1986 comenzaban a viajar por Estados Unidos y, desde entonces, han colaborado con artistas de la categoría de Aretha Franklin, Bobby McFerrin, Walter Hawkins, entre otros. Su CD 'Amazing Grace' recibió en Francia, en 2001, el premio al mejor disco de gospel-jazz. En 2009 publicaron la grabación en directo 'The Brown Sisters Live in Chicago'. El de ayer en Mendizorroza fue otro de los directos difíciles de olvidar para los amantes del gospel.

Fotos

Vídeos