El HUA tiene la mayor demora quirúrgica de Euskadi con una media de espera de 52,6 días

Un quirófano del HUA. Gráfico
Un quirófano del HUA. / Rafa Gutiérrez

Osakidetza lo achaca al «limitado número» de quirófanos y asegura que se ha empezado a operar por la tarde

ROSA CANCHO

La OSI Araba, organización sanitaria que integra los centros de salud y los dos hospitales de Vitoria, cumplirá dos años en diciembre sin haber conseguido abandonar los puestos de cola en la lista de espera quirúrgica. El Hospital Universitario Araba (HUA) con sus sedes de Txagorritxu y Santiago es el que más tarda en llevar al quirófano a sus pacientes de toda la red pública vasca, según el balance del primer semestre de 2017 presentado por la directora general de Osakidetza, María Jesús Múgica, y el director de Asistencia Sanitaria, Andoni Arcelay.

LA OSI ARABA EN DATOS

47,9
es la media de días que espera un paciente vasco para ser operado, en Euskadi. En Vitoria se eleva en 4,3 jornadas más.
14.475
pacientes de Álava y del Alto Deba están pedientes de que les vea un especialista. La demora media es de 26,9 días en Euskadi y en Vitoria sube a 27,5. Lista de espera para pruebas
Lista de espera para pruebas
La OSI Araba tenía al acabar junio a 1.021 pacientes pendientes de una prueba. El pasado año por estas fechas había 1.402. Esperarán 14,6 días de media.
Por especialidades
Las especialidades con más lista de espera son traumatología, oftalmología, cirugía general, otorrinolaringología y tocoginecología. En Euskadi hay 18.417 pacientes pendientes.

De acuerdo con sus estadísticas, cada paciente alavés o del Alto Deba al que se tiene que intervenir en Vitoria debe esperar una media de 52,6 días para verle la cara a su cirujano, diez días más que en Cruces, por ejemplo, y más de cuatro jornadas por encima de la media vasca. Osakidetza cifra en 47,9 días la espera media en toda la red, lo que supone que hay quien es operado en días y quien espera meses.

Arcelay achacó este último puesto de la sanidad alavesa a «un tema estructural en el número de quirófanos que limita la respuesta ante el aumento de demanda de cirugía». O sea, faltan mesas de operaciones, una situación que la director de Osakidetza aseguró que se está paliando de manera «muy puntual» con la autoconcertación de operaciones por la tarde y que se resolverá econ la apertura del nuevo edificio de servicios centrales del HUA Txagorritxu dotado con 21 quirófanos, algo que está previsto para dentro de tres años. Otra de las medidas adoptadas ha sido la decisión de cerrar un quirófano menos de lo normal durante el mes de agosto en Santiago.

Múgica destacó, no obstante, los pasos dados y recordó que esta lista de espera se ha recortado en un día en relación al pasado año. En la actualidad 3.218 alaveses aguardan a que les den cita para ser intervenidos. El año pasado por estas fechas había seis más. Por especialidades, traumatología sigue siendo la que más pacientes tiene a la espera, seguida de oftalmología, cirugía general y otorrinolaringología.

3.218 alaveses aguardan ahora mismo a que les llamen para ser intervenidos

La lista de espera para ir a la consulta de un especialista es en la OSI Araba de 27,5 días. Ha bajado más de un día, y está casi en la media, con 26,9 días. Los de Basurto son los que peor están, con una demora media de 33,4 días. Y en la lista para pruebas, los hospitales y centros de salud vitorianos son los terceros por la cola. Se tardan 14,6 días de media en que a uno le hagan una exploración de algún tipo. En su lista, Osakidetza no matiza si están en el mismo paquete las analíticas y las resonancias. Para las primeras la espera es breve, mientras que para las segundas la demora es de cuatro meses, según fuentes sindicales.

Baja natalidad

Las listas de espera son en general la parte más delicada de estos balances periódicos de actividad sanitaria. Desde que se crearon las OSIs -organizaciones integradas-, los responsables de Osakidetza incluyen en sus memorias a la atención primaria. En las consultas de médicos de familia la actividad no baja, pero sí ha descendido algo la de los pediatras. Han atendido un 4,7% de niños menos. Múgica indicó que esto puede estar relacionado con una caída del 6,8% en el número de nacimientos atendidos en las maternidades públicas en lo que va de año. Se traducen en 530 partos menos en toda la red vasca, indicó. Y los recién nacidos requieren de intensa atención pediátrica en los primeros meses.

Lo que sí ha cambiado es la manera en que los pacientes se relacionan con su médico. Ya no se presentan en la consulta cuando saben que lo suyo puede arreglarse a distancia. El 22,4% de las citas se resuelven mediante asesoramiento telefónico, «lo que evita desplazamientos al centro de salud», indicó la responsable de Osakidetza. Fundamental para personas mayores y adultos en activo. Las enfermeras, por su parte, siguen ganando protagonismo y han aumentado un 1% sus salidas para atender a domicilio. El tiempo medio con el que un médico está con su paciente es de 9,6 minutos y de 10,1 en el caso de los pediatras.

La «atención integral» a cada ciudadano es el ‘leitmotiv’ de Osakidetza y la coordinación entre especialistas es una de las piedras angulares. Las interconsultas entre los médicos de familia y colegas de otras disciplinas facilitan una respuesta más rápida al paciente. Este tipo de intercambio de información ha aumentado un 15,4%. Cardiólogos y especialistas de digestivo son los más requeridos.

Las ambulancias han trasladado a más de 88.000 enfermos, un crecimiento del 3,5%

Tanto Múgica como Arcelay destacaron además las ventajas que tienen para el modelo sanitario vasco las nuevas tecnologías. Internet ha abierto un mundo de posibilidades. Gracias a Osarean, la web de Osakidetza, ha aumentado el número de pacientes que pide consejo ‘on line’. Más de 87.000 vascos han consultado sobre alguna dolencia y entre ellos destacan los crónicos, cuyo seguimiento ha crecido el 51%.

Son también las nuevas tecnologías las que facilitan el ejercicio de la telemedicina. Así, pacientes con enfermedades respiratorias obstructivas (EPOC), insuficiencia cardiaca o pluripatológicos son monitorizados a distancia. Y, además, la web permite descongestionar un poco las siempre saturadas centralitas de los centros de salud y las consultas externas. Un millón de citas con el médico se tramitan ya a través de la web, lo que supone un incremento de un 13% en este año. El broche de oro tecnológico lo ponen las aplicaciones para móviles y la carpeta de salud, ese historial digital personal al que uno puede acceder sólo con sus claves. Un total de 190.000 usuarios tienen ya los códigos.

Fotos

Vídeos