Los mastines vuelven a Aberasturi

Lugar de Aberasturi donde aparecieron los mastines. /Rafa Gutiérrez
Lugar de Aberasturi donde aparecieron los mastines. / Rafa Gutiérrez

«Inquietud» entre los vecinos por el retorno de estos perros que atacaron a varias personas, y el Ayuntamiento alega que «ya cumplen la norma»

DAVID GONZÁLEZ

Vecinos de la coqueta localidad de Aberasturi, enclavada a unos ocho kilómetros de la capital alavesa, mantuvieron en la tarde de ayer una reunión de urgencia. Sólo hubo un punto del día. Los dos mastines que en los últimos meses atacaron a varias personas y que han regresado tras «cumplir sus dueños» con las exigencias impuestas desde el Ayuntamiento.

Su reaparición provocó «un sentimiento de terror». ¿Por qué? Debido a la «situación de riesgo más que probado que supone su presencia». Portavoces de la plataforma formada para alertar de su peligrosidad matizaron a EL CORREO que «para los ciudadanos de a pie nos es imposible entender cómo la normativa puede permitir que se exponga a esta comunidad y a todos los ciudadanos de Vitoria que pasean por la vía verde a este grave riesgo con tantos ataques graves ocurridos. Hay normas que la razón no entiende».

Los vecinos de Aberasturi mantuvieron ayer una reunión de urgencia
Los vecinos de Aberasturi mantuvieron ayer una reunión de urgencia / R. Gutiérrez

Desde el Gobierno Urtaran, la visión resulta diferente. «A finales de noviembre fue cuando nos llevamos los dos mastines que se encuentran en una casa de Aberasturi. Son perros que han protagonizado algunas situaciones de peligro, la última en noviembre, cuando atacaron a otro perro», describen desde el equipo de gobierno.

«¿Hace falta que maten a un niño para que estos animales abandonen el pueblo?»

«A la vista de todo ello, se iniciaron varios expedientes sancionadores, se declararon los perros como potencialmente peligrosos y se decidió, con el objeto de evitar males mayores , su retención cautelar hasta que se pusieran las medidas correspondientes dentro de la casa para evitar problemas». Una patrulla de Medio Ambiente se los llevó.

Última oportunidad

La devolución a sus propietarios, insisten de la Casa Consistorial, se hizo una vez que «han puesto un nuevo cerramiento» a la valla de la finca. «A lo largo de estos dos meses -de separación- han ido todos los días a dar de comer a los perros al Centro de Protección Animal».

Insisten en que el dueño ha sido avisado de que «no pueden generarse más situaciones de peligro, si existiera una próxima vez con daños a personas, no se le devolverán los perros». Esta explicación no satisface en Aberasturi. «Suena duro decirlo, pero ¿hace falta que estos perros maten a un niño para que estos perros abandonen el pueblo?».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos