Marianistas iniciará el lunes las obras de su nuevo edificio para niños de uno y dos años

El nuevo edificio se levantará en la zona del patio que linda con la calles Micaela Portilla y Koldo Mitxelena. /Rafa Gutiérrez
El nuevo edificio se levantará en la zona del patio que linda con la calles Micaela Portilla y Koldo Mitxelena. / Rafa Gutiérrez

El inmueble, que ocupará una superficie de 1.330 metros en el patio que linda con Micaela Portilla, acogerá a 129 escolares a partir del próximo curso

NEREA PÉREZ DE NANCLARES

Marianistas comenzará el próximo lunes las obras para levantar un nuevo edificio en el patio que linda con las calles Micaela Portilla y Koldo Mitxelena. Con este proyecto, el colegio logra por fin alcanzar su firme aspiración de ampliar su oferta al primer ciclo de Infantil. Un sueño que a punto estuvo de conseguir en 2015 mediante un acuerdo con Mercadona que incluía la apertura de un supermercado en el subsuelo. Sin embargo, aquel plan naufragó y el colegio empezó a diseñar uno nuevo.

Este ambicioso proyecto, presupuestado en alrededor de dos millones de euros, comenzará a materializarse la próxima semana. El lunes se procederá a colocar el vallado de seguridad en el patio. A continuación, arrancarán las obras de perforación para dotar al inmueble de un sistema de energía geotérmica. Paralelamente, se llevarán a cabo los trabajos de movimiento de tierra para levantar el original edificio, que tendrá capacidad para acoger a 39 niños de un año y 90 de dos. Todo ello acarreará algunas molestias y consecuencias, tal y como avanzó el centro a las familias en una circular que les hizo llegar ayer.

En la carta se informa de que la entrada situada en la esquina de Koldo Mitxelena con Micaela Portilla quedará anulada, «pero se mantendrá el acceso al patio Castilla por la puerta de la esquina de Luis Heintz con Micaela Portilla». Además, la misiva explica que el uso de esa zona de recreo se mantendrá de forma restringida y que se colocará una valla específica para preservar la seguridad de los alumnos.

Las obras se prolongarán durante siete meses. Por ello, si no se producen imprevistos, podrían finalizar para el 30 de junio. Así, el inmueble estará listo para acoger a sus primeros alumnos en el curso 2018-19. Para ello, las familias deberán formalizar la inscripción en las correspondientes campañas de matriculación. Así, en el periodo ordinario, que arrancará en enero de 2018, podrán solicitar plaza los padres con niños de dos años. El turno para apuntar a los escolares de un año llegará en marzo.

Edificio singular

El colegio había previsto iniciar las obras antes del parón vacacional, pero el proceso administrativo se ha alargado más de lo deseado. Además, el centro se ha dado un tiempo para analizar con detenimiento todas las propuestas presentadas por las empresas aspirantes a la adjudicación «porque se trata de un edificio singular, que está al servicio de un proyecto pedagógico, y teníamos que asegurarnos de que se cumplen a rajatabla todas las condiciones del pliego», explicó ayer el director de Marianistas, Joseba Albisu, que acaba de suceder en el cargo a Hugo Akaiturri.

Las nuevas instalaciones, que ocuparán una superficie de 1.330 metros cuadrados, contarán con espacios tan novedosos como una sala ‘splash’ con una minipiscina para poder trabajar la psicomotricidad con el agua. Dispondrán también de un área ‘Snoezelen’ para la estimulación sensorial, un arenero, una zona dedicada al arte, además de una pequeña plaza interior donde trabajar la ecología y gatear, y en la que crecerá un retoño del Árbol de Gernika.

Fotos

Vídeos