María Clé abrirá la Madrid Fashion Week con una colección inspirada en Vitoria

María Clé, ayer en el Casco medieval. / BLANCA CASTILLO
María Clé, ayer en el Casco medieval. / BLANCA CASTILLO

La diseñadora alavesa, que lleva dos años en la capital de España, se estrena en el cartel principal de la pasarela con un desfile ideado con materiales reciclados

DAVID GONZÁLEZ VITORIA.

Aparece con unas estilosas sandalias, shorts tejanos y una camisa con las mangas arremangadas. Demasiado veraniega para el fresco mañanero imperante ayer en Vitoria. «No me he traído ni unos pantalones largos. Si es que...». María Clé, la diseñadora alavesa más importante desde Modesto Lomba, lleva dos años en Madrid. Allí ha cubierto un proceso de reaprendizaje que detonará el jueves 14 de septiembre con un honor reservado a unos pocos elegidos. Abrirá la Madrid Fashion Week -antigua pasarela Cibeles- tras ganar el certamen El laboratorio by Ecoembes.

Figurará por fin en el cartel principal de una plataforma que conoce al dedillo. En febrero de 2015 conquistó la versión destinada a los jóvenes talentos. De allí pasó a mostrar sus delicadas creaciones en la Semana de la Moda de Amsterdam. Y como el título de su triunfadora colección, 'Frágil', se replanteó su camino. Hizo las maletas. Cambió su encierro voluntario en su taller-tienda de la 'Corre' por Malasaña. Probó nuevos materiales. Demostró su maestría innata con otras disciplinas como el dibujo. Rechazó la propuesta de una gran marca internacional para engrosar sus filas. Quedó segunda en el concurso de moda de Vogue y se coronó de la mano de Ecoembes. De ahí a la Madrid Fashion Week, reservada en exclusiva a la flor y nata de la aguja nacional.

«Sigo siendo yo, pero profesionalmente he encontrado mi sitio», se sincera con su innata jovialidad. «Estos dos años he estado más para mí. Para encontrarme y ponerme a prueba en patronaje y modelaje». Ambas tareas antes las realizaba su antigua socia, con la que rompió. Desde entonces, María Clé Leal -nombre de su marca- es sólo María.

En apenas dos semanas, la vitoriana exhibirá en el coqueto pabellón de los Jardines de Cecilio Rodríguez, en pleno parque de El Retiro, una colección que dará que hablar. Bajo el título 'Cristalinos' habrá «veinte looks completos». De hombre y de mujer. Con una novedad; el 80% de los tejidos procede de materiales reciclados. Del fondo del mar. «Los hemos traído de Italia porque aquí aún no se producen. Pero si no te digo nada, ni te darías cuenta».

Esas prendas con acento en la e comparten una base clara: la Vitoria que vio crecer a María. «Cuando le estaba dando vueltas a qué hacer, un amigo me dijo: '¿Por qué no tiras de tus raíces? Tú eres muy vasca'», expresa. Eso hizo. «Los tejidos, los colores, la reinterpretación de complementos que son eguzkilores. Veo la colección y como inspiración está el paseo de la Senda, he estudiado en Veracruz; Olárizu, donde iba con mi perra; las escaleras mecánicas del Casco Viejo. No te digo que veas la colección y te evoque a Vitoria, pero para mí es así de una manera directa, absolutamente».

Amaral y Makovski

Con una sonrisa que le ilumina mientras habla, Clé agrega que «la hice en momento de mucha nostalgia. Estoy muy a gusto a nivel profesional, pero echo en falta moverme por Vitoria, mi gente». Ahora, aunque sigue «encerrada en el taller», rezuma felicidad. «En Madrid hay más competencia. También conoces a mucha gente del diseño, algo que aquí no era factible. Me sentía un poco sola en ese sentido. Ahora me relaciono con más diseñadores». ¿Qué le dicen sus colegas? «Me asocian mucho con la idea del diseñador vasco: pureza de lineas, colores sobrios, no soy muy extravagante».

Ha ocupado los últimos meses en hacer realidad los bocetos que le catapultaron hasta la jornada inaugural de la Madrid Fashion Week. Tanto que «ahora no produzco. Sólo hago diseños concretos». Ese «sólo» incluye a clientas famosas como las cantantes Eva Amaral o la polifacética Maika Makovski.

El 14 de septiembre, si todo va bien, representará un nuevo punto de inflexión en su carrera. «Me gustaría retomar la producción y la venta. Y seguir con las colaboraciones me motiva muchísimo. Fotografía, cine, danza. Entiendo la parte comercial, hacemos ropa para vender. Pero hay otra más experimental. Y no concibo la una sin la otra».

Fotos

Vídeos