La máquina de la solidaridad

González, encargado de la despensa solidaria, coge una cajetilla junto a Urresti, presidente de la Vital. /I. Onandia
González, encargado de la despensa solidaria, coge una cajetilla junto a Urresti, presidente de la Vital. / I. Onandia

Fundación Vital y Berakah instalan en Abastos un singular dispositivo, similar a un expendedor de tabaco, que permite ayudar con alimentos a los más necesitados

JUAN CARLOS BERDONCES

A la entrada del mercado de Abastos por la calle Jesús Guridi, junto a la puerta de la tienda de deportes de El Corte Inglés y frente a la zona de gastrobares, llama desde ayer la atención una máquina similar a un expendedor de cajetillas de tabaco. Sin embargo, de su interior sale algo mucho más sano: la solidaridad con las personas necesitadas y con menos recursos. Porque a partir de un euro, esta ‘máquina de la despensa solidaria’ -así se llama este singular dispositivo- ofrecerá una cajetilla pero no de cigarrillos sino con la imagen del alimento que va a ser donado.

Esta iniciativa está impulsada por la Fundación Vital y Berakah -el programa de acción social que agrupa a las parroquias del Casco Viejo- dentro de su «compromiso» de luchar contra la pobreza y las desigualdades en Vitoria. Con un solo euro ya se puede colaborar con esta causa solidaria. Pero la máquina acepta también dos euros para otro tipo de productos y billetes de cinco o diez en caso de que el donante quiera contribuir con un ‘pack’ de compra mayor. Dentro del expendedor existe un depósito para que pueda dar cambios en caso de que no se tenga la cantidad justa que se quiere aportar. Y al lado hay un contenedor en el que se puede reciclar la ‘cajetilla’ si no se quiere conservar.

Toda la comida y los productos que se obtengan -aceite, arroz, pasta, huevos, leche...- se destinarán a la despensa solidaria que en junio de 2013 abrió sus puertas en la calle Las Escuelas, en la parte trasera de la iglesia de San Vicente. Ese local, que ha sido renovado recientemente para proporcionar mejores servicios, ofrece la posibilidad de colaborar tanto a particulares como a organizaciones, y atiende de miércoles a viernes, en horario de 18.00 a 20.00 horas, y los sábados de diez de la mañana a una de la tarde.

Se puede aportar desde 1 euro hasta un máximo de 10; a cambio los ‘donantes’ reciben una cajetilla que refleja la compra realizada

Este proyecto de despensa solidaria reúne alimentos como leche, legumbres, pasta o azúcar, pero también artículos de higiene y limpieza. Berakah, de cuya gestión se encargan 250 voluntarios, relanza esta iniciativa que nació del acuerdo con la Fundación Vital y forma parte del «histórico convenio de colaboración que engloba, además, otras muchas actuaciones». El presidente de esta entidad, Jon Urresti, destaca el objetivo de «combatir la marginación en Álava, sumándonos al reto de lograr una sociedad más justa e igualitaria» y prevenir la exclusión social de colectivos desfavorecidos.

74.000 kilos a 5.000 familias

Berakah y la Vital esperan que con la cooperación de los ciudadanos de Vitoria, así como de los visitantes de otras capitales o territorios que pasan por el renovado mercado de Abastos, se puedan aportar soluciones a las familias con ingresos insuficientes y que tienen dificultades para cubrir sus necesidades básicas. Mediante esta iniciativa de compra solidaria se dará la posibilidad de adquirir alimentos y artículos de primera necesidad a un menor precio, siempre según el nivel de ingresos. Así que el margen que dejan quienes pagan el 100% del precio se destina a los descuentos que se ofrecen a familias necesitadas.

La suma de esfuerzos de ambas organizaciones ya permitió el año pasado repartir más de 74.000 kilos de alimentos entre 5.000 familias, lo que supone atender a alrededor de 20.000 personas al año.

Fotos

Vídeos