Ese malvado genio de la lámpara

Maiquel da Costa acaba de lanzar su segundo título. /Jesús Andrade
Maiquel da Costa acaba de lanzar su segundo título. / Jesús Andrade

El vitoriano Maiquel da Costa publica su segunda novela ‘Yinn. Ten cuidado con lo que deseas’

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

Empezando por su título, ‘Yinn. Ten cuidado con lo que deseas’ (Wave Books), la segunda novela de Maiquel da Costa comienza con una suerte de advertencia sobre lo que le va a suceder a su protagonista, quien «al final sufre las consecuencias de estos deseos, que vienen todos ellos envenenados», introduce este joven autor vitoriano con raíces portuguesas. En su flamante tomo, una revisión contemporánea que transcurre en Madrid del cuento de Aladino y la lámpara maravillosa pero torciéndolo hacia el terror y la comedia negra, el yinn o genio es «fundamental, el generador de todo el mal y la atmósfera insana que hay en sus páginas, aunque también hay espacio para el humor negro. Mucho espacio, de hecho», remarca el escritor.

«Mi genio o yinn es bastante gamberro y mal encarado. Y a los yinn en sí se les considera seres nacidos del fuego, como el hombre nace del barro según escrituras religiosas. El mismo Corán los menciona de esa naturaleza. Cuando vas a las fuentes antiguas, el mito puede poseer diversas caras, y algunas resultan bastante perturbadoras. Un yinn tendría el poder de adoptar cualquier forma humana para engañarte, poseerte psíquicamente; podría actuar como un súcubo o incluso adoptar la forma de cualquier planta o animal si le place. O ser un simple bromista pesado que se divierte jugando contigo para tu fastidio».

En contraposición, el protagonista del libro es un auténtico perdedor. Un ser humano más, anodino y marginal, que en el trabajo es el blanco de las bromas y en casa su mujer le es infiel. El día en que cree que ya nada puede ir a peor, su vida da un giro radical al toparse con una misteriosa tienda de antigüedades donde adquiere un curioso frasco, en apariencia inofensivo, que resulta contener en su interior a un grotesco yinn. El motivo para haberse decantado por ese perfil de fracasado es que «son los personajes más agradecidos a la hora de escribir, a los que puedes sacarles más matices. Y son con los que la mayoría de los mortales mejor se identifica, a no ser que seas escolta de los Lakers o algo así».

Al mezclar en una coctelera la inspiración de una de las más populares historias de la cultura oriental con la acción que transcurre en la capital española (escenario también de su primer trabajo ‘Misión: Eliminar al nuevo mesías’), el particular resultado es, como sintetiza el escritor, «un thriller psicológico con terror y humor negro. Pero realmente nada es lo que parece en esta historia. Para entender esto no queda otra que leerla y conocer la sorpresa que encierra».

‘Yinn’ es el segundo título que Da Costa publica dentro de un género muy peculiar. Con el anterior, el autor ha traspasado fronteras. «Si uno se fija en muchos de los productos que se editan últimamente, diría que este estilo cada vez tiene un público más amplio. Con mi primera novela observé en las redes que pueden leerte en muchos países, es posible que tenga más lectores latinoamericanos que españoles. Pero me he encontrado también con personas de Túnez o Rumanía».

El cuento de la pata del mono

Publicada por una nueva editorial de género (Wave Books), sus responsables «han contado con mi obra para inaugurar su sello Wave Black (terror y subgéneros). Los editores son gente del mundillo y amantes de este tipo de literatura», explica el autor. Quienes deseen hacerse con un ejemplar de ‘Yinn’ pueden adquirirlo en formato físico (9 euros) o en ebook (2,30) desde plataformas digitales como Amazon.

A la hora de enfrentarse al folio en blanco, Maiquel se nutre de distintas fuentes. «Mis influencias literarias y cinematográficas son muy variadas. Bebo de muchos sitios y luego uno mismo tiene que darle a su obra su propia alma y estilo, eso es lo más importante. Para esta segunda novela no he tenido ninguna inspiración muy marcada, lo que tenía en mente, un poco sobrevolando por ahí, era el cuento de la pata del mono; en esta historia clásica de terror la pata concede los tres deseos a su dueño, eso sí, estos deseos tienen luego un precio muy caro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos