Maestros con cafeína en las venas

Mario Vidal se impuso a los otros cinco candidatos con sus creaciones. /
Mario Vidal se impuso a los otros cinco candidatos con sus creaciones.

El Europa sirve la final del Campeonato Barista de Euskadi y corona al vizcaíno Mario Vidal como el tipo que prepara el mejor café

JORGE BARBÓ

Con movimientos de autómata torpón, muy beta 1.0, introduce la cápsula y atina a darle al botón con los ojos medio cerrados. Al segundo, un gorjeo como preludio al chorrito parduzco que empieza a caer humeante en la taza, impregnando la mañana con un aroma que hace que uno se reconcilie con el universo -un poco, lo justo- en ese momento, en que, de tan avinagrado, se pondría a invadir Polonia en pantuflas. Será el primero de los tres, cuatro o cinco -la tensión arterial, bien gracias- cafés que caerán a lo largo del día. Y ninguno tendrá nada que ver, claro, con el que se prepara Mario Vidal, un tipo con cafeína en las venas y, a la sazón, flamante ganador de la XII edición del Campeonato Barista de Euskadi que sirvió tazas «de oro negro» en el Palacio Europa de Vitoria.

Para un tipo que prepara espressos con el mimo de un artesano, que controla la temperatura para cada preparación y muele en el acto cada grano, ¿el café de cápsula es el demonio? «Desde luego que no es el café que más me gusta, pero hay que reconocerle que ha aportado limpieza y comodidad a la hora de prepararlo en los hogares», comenta el hombre que puede presumir de preparar el mejor café de Euskadi. Y, si echarle gaseosa a un reserva debería acarrear pena de prisión sin fianza, ¿también es un crimen ponerle leche a un gran café? «En absoluto. Cada uno tiene un momento a lo largo del día, a mí me gusta empezar la mañana con un espreso, pero uno con leche puede ser perfecto para la tarde», asegura el cafeinómano vizcaíno, que atiende a su clientela en la cafetería Etxetxu de Basauri.

El palmarés

Mejor Barista de Euskadi.
Mario Vidal.
Segundo finalista.
Ismene Moreno Calvo.
Tercer finalista.
Fabián Rodríguez (Cafetaza de Vitoria).
Mejor espresso.
Mario Vidal.
Mejor latte art.
Ángel Soriano.
Mejor bebida.
Segio Gómez.

Queda claro que no, que el (relaxing) café con leche no es una aberración para los más puristas del café, que se dieron cita durante dos jornadas para coronar a los mejores maestros de la cafetera de por estos pagos. Es más, una de las categorías del certamen reconoció al que mejor prepara los mejores ‘con leche’, perdón, los ‘latte’, que queda como más sofisticado. Ángel Soriano se impuso a la hora de preparar los capuccinos que los seis aspirantes tuvieron que servir, sin mácula, en 16 minutos junto a cuatro espressos y dos bebidas.

Como Tom Cruise en ‘Cocktail’

Fue a la hora de preparar combinados basados en el café cuando los baristas dieron rienda suelta a su creatividad, con preparaciones rayanas en la alquimia. El ganador sedujo al jurado -48 tazas se tuvieron que meter entre pecho y espalda los pobres a lo largo de la mañana- con una bebida de tres capas con un «coulis de cerezas maraschino combinado con café espresso, leche condensada, whisky, cacao y vainilla». No fue el único en sorprender al personal con su ‘café con cosas’.

Foto de familia con los ganadores y el jurado del certamen.
Foto de familia con los ganadores y el jurado del certamen.

Entre alambiques, serpentines, mientras sonaba el eterno ‘Show must go on’, -muy bien traído porque, en efecto, algo de espectáculo tiene este mundo- Sergio Gómez agitaba a la coctelera a lo Tom Cruise en cocktail para servir el humeante y sugerente preparado con el que se alzó con el premio a la Mejor Bebida de Especialidad, a la que dedicó casi diez minutos. Con lo fácil que es meter la cápsula y darle al botoncito.

Los seis participantes contaron con 16 minutos para preparar ocho tazas de distintas variedades

Fotos

Vídeos