Los locales de Vitoria, en alerta contra las entradas falsas para los cotillones de Nochevieja

Preparativos para la fiesta de Nochevieja en la discoteca Kubik./Rafa Gutiérrez
Preparativos para la fiesta de Nochevieja en la discoteca Kubik. / Rafa Gutiérrez

Los establecimientos extreman la cautela para eludir un fraude que compromete su aforo y deja sin fiesta a los posibles afectados

Judith Romero
JUDITH ROMERO

El fantasma de la venta de entradas falsas sigue reavivándose año tras año a medida que diciembre llega a su fin. El pasado mes de febrero un hombre fue condenado a un año y 8 meses de cárcel por falsificar al menos 81 entradas para la Nochevieja de 2012 en Santander, pero los locales de la capital alavesa han logrado eludir el fraude extremando las medidas de seguridad. En esta ocasión, las sospechas han afectado a la céntrica sala Kubik, cuyas 690 entradas se agotaron nada más ponerse a la venta. Sin embargo, las imágenes de imitaciones y comentarios en las redes sociales pusieron en alerta a sus responsables, quienes decidieron tomar cartas en el asunto y convocar a los compradores para validar uno a uno todos los tickets.

«Los clientes han estado viniendo desde el día 20, queríamos evitar colas en el acceso al recinto en la noche de Año Nuevo y comprobar que las entradas eran nuestras para su tranquilidad», explican sus responsables a EL CORREO. En el comunicado que colgaron en las redes sociales se referían a la posibilidad de tomar medidas contra quien las hubiera vendido pero, para la sorpresa de quienes validaron las entradas hasta la tarde de ayer, ninguno de los boletos resultó ser fraudulento.

Las entradas

Dónde comprar.
Las autoridades recomiendan adquirirlas de promotores y puntos de venta autorizados para evitar timos.
Aforo.
Los hosteleros deben poner medidas para evitar el acceso de personas con tickets falsos.
Datos.
Deben incluir informaciones como el precio, el aforo del local y el horario de la fiesta.

«Existe un cierto alarmismo en Nochevieja y escuchamos rumores similares frecuentemente, pero contamos con marcas de agua y otros sistemas para garantizar su autenticidad», afirman desde Kubik. La venta de entradas falsificadas genera un doble perjuicio a estos establecimientos. Además de hacerles perder el importe de la entrada, su venta desmesurada puede poner en riesgo el cumplimiento de su aforo.

La Policía Local tiene la capacidad de actuar contra estos delitos de falsificación cuando se interpone una denuncia, opción que Kubik ha descartado. Sin embargo, el departamento de Seguridad exige a los locales que no dejen entrar a nadie con entradas falsas. Un exceso de aforo puede terminar con una sanción económica e incluso con el cotillón cerrado, por lo que los hosteleros deben poner todos los medios disponibles a su alcance para evitarlo. «Recomendamos comprar siempre las entradas al promotor o a vendedores autorizados», recuerdan desde Aguirrelanda.

Más información

Otra de las opciones para esquivar los fraudes y las situaciones de riesgo es asegurarse de que la entrada recoge informaciones como el precio, el aforo del local, la garantía de que cumple todas las condiciones, la hora de inicio y finalización de la fiesta y si incluye autobuses, cena o algún tipo de aperitivo. Si aun así existen dudas sobre la veracidad de la entrada, el usuario puede ponerse en contacto con la oficina de información municipal para confirmar que la fiesta posee la autorización correspondiente. La publicidad de las entradas de cotillones originales es además vinculante, por lo que se recomienda conservarla hasta el final de la noche por si fuera necesario reclamar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos