Llodio llena la despensa

Uno de los puestos de cordones de San Blas./Sandra Espinosa
Uno de los puestos de cordones de San Blas. / Sandra Espinosa

La txarriboda de San Blas plantó cara al frío y la lluvia con una nutrida participación

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

Con la niebla anclada en los montes que rodean el valle de Llodio, el mundo rural sacó el sábado sus mejores galas a la calle para celebrar la fiesta de San Blas en un homenaje al cerdo protagonizado por "Tomasa XI", criada especialmente para la ocasión en el caserío Ostenko a base de harina de cebada, de maíz, verdura y el cariño con que la familia Orueta atiende al animal, que llegó a la plaza Aldai pasado el mediodía ya limpia, porque el tiempo hizo desistir a la organización de hacer la quema y el raspado al aire libre.

En la tradicional actividad participa cada año participa José Bárbara, que ayer fue uno de los homenajeados por su trabajo en el caserío Okeluri junto a su madre, Feliciana Urkijo. Ambos estaban felices de tomar parte en la fiesta desde el estrado. Mientras, Isidro Murga, de la organización Kukutxe San Blas Elkartea, reconoció que la labor del grupo «ha permitido recuperar las raíces de una tradición que se estaba perdiendo, pero que para mucha gente sigue estando muy presente». En esa tarea colaboró Esther Iturribaria, que se encargó de la demostración de elaboración de morcillas, «con un poco de perejil como las hacen en Llodio», aunque reconoció que las txarribodas «solían ser un trabajo añadido para las mujeres».

Concurso de txarripatas

La jornada se completó con dos concurso. En el de txarripatas, que estuvo muy concurrido, con 34 cazuelas, Xabier Zaldunbide descubrió el secreto para ganar el premio: «Que las patas estén bien cocidas y que tengan una buena salsa vizcaína».

En el certamen de varas de avellano, sus ganadores Emilio Irazola y Edurne Álava, también desvelaron la clave para que queden rectas y torneadas. «Cortarla de un avellano blanco y trabajarla durante al menos tres meses para que quede recta», explicaron. Ellos tienen que descartar cientos de varas para poder presentar las mejores al concurso que han ganado en varias ocasiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos