Llodio abre la puerta a Mercadona

Aspecto actual de la parcela de Tresmarfil donde podrá ubicarse Mercadona./Sandra Espinosa
Aspecto actual de la parcela de Tresmarfil donde podrá ubicarse Mercadona. / Sandra Espinosa

La oposición en bloque aprueba el uso comercial de la parcela de Tresmarfil contra el criterio de EH Bildu, que se abstiene

Marta Peciña
MARTA PECIÑA

El pleno de Llodio aprobó el lunes, con la única abstención de los representantes del equipo de gobierno de EH Bildu, posibilitar el uso comercial de la parcela de Tresmarfil, situada entre Tubacex y el parque de bomberos. Una decisión que abre la puerta a la apertura de un supermercado de Mercadona. El terreno ha tenido hasta ahora uso industrial, pero los propietarios solicitaron el cambio para posibilitar el acuerdo con la distribuidora valenciana, que ya había mostrado interés por Llodio cuando presentó su plan de implantación en el País Vasco en 2013. La construcción de un supermercado de las características de Mercadona solo sería posible en ese terreno ya que dispone de la capacidad para albergar la sala de ventas y el aparcamiento que exige la firma.

El debate plenario sacó a la luz la posición de las fuerzas políticas locales respecto a la posibilidad de contar con una segunda gran superficie de ventas en Llodio, que se uniría a Eroski (abierta desde 1977).

Todos los grupos de la oposición votaron favorablemente el cambio de uso. El PNV y la edil no adscrita Txaro Sarasúa criticaron el retraso con el que se ha tramitado este asunto, que «se presentó en julio de 2016 y tiene informes favorables de todas las áreas», señaló Sarasúa. Desde las filas jeltzales, Juanma Ibarretxe defendió la posición de Llodio como «centro comarcal» y puso el acento en «la pérdida de empleo y población que sufrimos», una de las más importantes del País Vasco, a la que contribuye el hecho de «tener abandonado un terreno que no ha tenido solicitudes para actividades industriales».

El solar que se plantea es el único viable para la implantación del supermercado

La portavoz de Omnia, Nerea González, puso el acento en la situación del Plan General vigente desde 1995, «que está desfasado, lo mismo que el estudio Laudio 2025 que se hizo en la legislatura pasada». La edil explicó «en la primera junta de portavoces de esta legislatura propusimos adaptar la situación de los polígonos industriales para que puedan albergar actividad comercial». En el caso de la parcela de Tresmarfil, González añadió que «el anterior arquitecto ya dejó un informe para regularizar su situación en 2015». «No queremos ser participes de esta parálisis del Plan General ni detener las posibilidades de tracción de esta zona».

Líneas rojas

Íñigo Martínez, del equipo de gobierno, defendió las «líneas rojas» del modelo comercial de EH Bildu. El edil basó su posición en la defensa del sector, del empleo y del consumidor. «El estudio de comercio dice que una gran superficie comercial en Llodio es una amenaza, así que dos no van a ser una oportunidad». A su juicio, el empleo del comercio tradicional es de mejor calidad. Para Martínez, hay que mirar a largo plazo. «Dentro de quince años, la gente tiene que seguir eligiendo dónde comprar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos