Krea busca una nueva identidad

El vanguardista complejo es el resultado de la reforma de un edificio neogótico construido en 1904./Iosu Onandia
El vanguardista complejo es el resultado de la reforma de un edificio neogótico construido en 1904. / Iosu Onandia

El proyecto ligado al diseño que albergará el convento de Betoño no conservará el nombre del plan cultural que quedó sepultado por la crisis en 2011

María Rego
MARÍA REGO

El nuevo futuro del convento de Betoño se dibuja ligado al ámbito del diseño y alcanzar ese horizonte obliga a dejar cierto peso por el camino. En ese proceso de transformación para albergar el nuevo proyecto perderá, entre otros detalles, el nombre al que se ha asociado el edificio en el último lustro, Krea. Así -en realidad, Krea Expresión Contemporánea- se bautizó al vanguardista inmueble con la vista puesta en que se convirtiera en un centro de creación cultural, un plan que quedó sepultado en 2011 como una víctima más de la crisis.

La futura denominación del proyecto que acogerá el convento construido en 1904 está por decidir, así como diversos matices de la iniciativa que pretende dar el impulso definitivo que este edificio, hoy vacío y cerrado, espera desde hace años. Las instituciones implicadas en este nuevo proceso (Ayuntamiento de Vitoria, Diputación alavesa y Gobierno vasco) junto a Fundación Vital -propietaria del inmueble- y agentes culturales del territorio se encuentran ahora en plena definición de un plan que carece de fechas. Entre las cuestiones pendientes de concreción por parte de ese grupo de trabajo aparecen, por ejemplo, el modelo de gestión, mientras que existe ya una opinión compartida de que Mahaia -plataforma que agrupa a representantes de la cultura en Álava- debe estar presente en los pasos que se den en este asunto.

El proyecto al que se dará forma entre todas esas manos contempla convertir el antiguo convento de las Carmelitas en una especie de fábrica o de centro de encuentro de quienes trabajan en el sector cultural, un área con diversas ramificaciones donde destaca el papel que se pretende que juegue el diseño y, más en concreto, la escuela dedicada a esta disciplina ubicada en Zaramaga. En sus instalaciones, que participan en el programa Erasmus para la movilidad de su alumnado por Europa, se ofertan hoy varios grados y ciclos formativos y desde su propia directora se ha reivindicado en más de una ocasión el valor del centro por ser «el único oficial y público en Euskadi que imparte estudios superiores -un par, Diseño Gráfico y de Interiores- equiparados a los universitarios».

8.500 metros cuadrados

El grupo de trabajo que lidera la revitalización del complejo de Betoño deberá decidir el peso que se da a esta Escuela de Arte y Superior de Diseño en el nuevo proyecto, entre otras cuestiones, aunque en vista del fiasco de las dos anteriores iniciativas no se han impuesto plazos para su desarrollo con el fin de cerrar una propuesta cultural viable. Sobre la mesa existen fórmulas de éxito en funcionamiento como Tabakalera, en Donosti, o Matadero, en Madrid. Sin embargo, los intentos más recientes de llenar de contenido los 8.500 metros del edificio neogótico no han dado frutos. Ni Krea, ni después el campus universitario para impartir estudios de arte, diseño y moda que trataron de impulsar inversores vascos y norteamericanos.

La diputada de Euskera, Cultura y Deporte, Igone Martínez de Luna, comparecerá este mismo mes -a petición de Podemos- en las Juntas Generales para aportar más detalles sobre el proyecto que se ha empezado a construir sobre el papel aunque la idea, reiteran quienes conocen el plan, sólo ha comenzado a dar sus primeros pasos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos