El juez urge al alcalde de Llodio a acatar una sentencia sobre la bandera española

Las banderas que lucen en el Ayuntamiento de Llodio./Sandra Espinosa
Las banderas que lucen en el Ayuntamiento de Llodio. / Sandra Espinosa

Dice en un auto que la enseña nacional no destaca en la balconada y le advierte de que puede ser citado por supuesta desobediencia

I. ORIO

El titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 3 de Vitoria, Manuel Castro Calvo, ha emitido un auto en el que exige al Ayuntamiento de Llodio que cumpla una sentencia dictada en 2008 que le obliga a colocar la bandera española en un lugar visible y preferente de la balconada, y no difuminada entre otras múltiples enseñas, como ocurre ahora. El juez concede díez días al alcalde del municipio alavés, Natxo Urkixo, de EHBildu, para asumir en su integridad el contenido de aquella resolución judicial y le advierte de que, de no hacerlo, se enfrenta a la posibilidad de ser llamado a declarar por si su actitud pudiera ser constitutiva de un delito de desobediencia, según un escrito al que ha tenido acceso EL CORREO.

La Abogacía del Estado remitió el pasado mes de marzo un texto al juzgado vitoriano en el que defendía que la Corporación gobernada por la coalición abertzale aún no había llevado a la práctica los preceptos legales de la sentencia de 2008 en su literalidad. En la última década, la Administración central y el Ayuntamiento de Llodio han mantenido una constante batalla judicial por este asunto que llegó hasta el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco y en la que se han dictado diferentes autos.

«Imperceptible»

Hace dos años, el alcalde fue condenado al pago de una multa de 1.500 euros mensuales por no izar la bandera nacional en un espacio destacado del edificio consistorial, sanción que se mantendría hasta que esa irregularidad fuera subsanada. El Ayuntamiento estima que ya lo ha hecho, pero el Ejecutivo del Partido Popular no lo cree así, por lo que ha pedido al juzgado que vuelva a pronunciarse para que el regidor acate la sentencia.

Como base de su argumentación, el Abogado del Estado apela a un reciente informe de la Guardia Civil en el que se asegura que, si bien la bandera española figura en el Ayuntamiento de Llodio «en el lugar de honor que le corresponde», ha sido colocada entre «múltiples» enseñas, lo que «difumina» su presencia y la hace «imperceptible». En concreto, añade el documento del instituto armado, comparte espacio «con las banderas autonómica, la de Álava, la de Llodio, la de Cataluña, la de Escocia, la del Sáhara y la de Nicaragua». La Corporación, por su parte, sostiene que el símbolo nacional «ocupa la posición central» de la balconada y que lo planteado por el Gobierno sólo son «valoraciones» sin base jurídica.

El juez considera que situar la enseña de España junto a otras banderas «adultera» su lugar de honor. «La colocación actual –añade– no responde a lo acordado ni se justifica tampoco que la nueva colocación sea acorde» con la normativa. Acuerda por tanto no dar por ejecutada la sentencia e insta al alcalde a hacerlo en los próximos diez días apercibiéndole con abrirle una investigación por un eventual delito de desobediencia. Además, le impone una nueva multa de 1.500 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos