El alavés Josu Izarra plasma un año estelar

El fotógrafo Josu Izarra, con el cartel del 41 Festival de Jazz de Vitoria./Igor Aizpuru
El fotógrafo Josu Izarra, con el cartel del 41 Festival de Jazz de Vitoria. / Igor Aizpuru

El vitoriano ha sido reconocido mejor fotógrafo por la federación española de profesionales de la imagen FEPFI

Natxo Artundo
NATXO ARTUNDO

Como bien sabe Josu Izarra, la insistencia en una manera de mirar y en una estética se conjugan para dar un estilo visual. Y sus fotografías poseen una personalidad que ya ha sido apreciada por jurados de diferentes premios, así como por su conciudadanos, que en 2013 pudieron contemplar una amplia panorámica de su trabajo en la sala Fundación Vital, a través de más de 200 imágenes.

Pero el año que ha terminado recientemente ha sido especial. «Fotográficamente hablando, ha sido muy bueno. Empecé varios proyectos personales y en cuanto a concursos, que es lo que al final se oye más, estuvo el de arquitectura y vino que organizan las bodegas Baigorri», recuerda cronológicamente el profesional alavés. El certamen en memoria del arquitecto Iñaki Aspiazu fue conquistado por ‘Scheimpflug’, «una imagen capturada con un respaldo digital del exterior de la bodega de Samaniego con un sutil movimiento de cámara».

Luego, hubo otro reconocimiento «que no me esperaba para nada». Fue el de la Federación Española de Profesionales de Fotografía y de la Imagen ( FEPFI ). Según sus promotores, el concurso tiene «la intención de recoger las mejores imágenes de nuestros profesionales, con el objetivo de poner en valor sus obras y divulgarlas y reconocer a los mejores fotógrafos del año en España». Fue a principios de noviembre cuando el jurado falló que Izarra no sólo era el autor de la mejor imagen en la categoría de retrato, sino que el alavés era el mejor fotógrafo profesional del año a nivel nacional. Y, al ganar esta distinción, el vitoriano queda automáticamente apuntado a otras de mayor ámbito: pronto, el día 15, se sabrán los finalistas para la World Photographic Cup (WPC) que se darán en mayo. «Eso ya es súper difícil, pero nunca se sabe».

Con un dron

Hace un mes y medio, «vino el Lux de plata, en la categoría de reportaje social, con una imagen hecha con un dron, que están tan de moda. Son planos poco vistos», detalla el autor de una mirada absolutamente original a una boda, un campo en el que desde siempre ha apostado por innovar.

La original mirada cenital de Izarra a una boda.
La original mirada cenital de Izarra a una boda. / Igor

«Se han tenido que conjugar muchos factores, porque no suele haber tanta suerte. Es poco probable que te salgan tantas cosas en un año», asegura quien previamente ya había ganado un Goya de publicidad, un primer premio del WPPI Awards of Excellence en Las Vegas o varios Lux.

Pero hay otros premios en el día a día. Como, por ejemplo, que el Festival de Jazz de Vitoria le encargue a uno la imagen de su cartel. «Este era el cuarto y elegí la foto en mi línea, un plano cercano donde se vea el instrumento y, como, mucho, otro elemento. Pero para mí es muy importante estar asociado a un evento cultural como este», describe.

Otro trabajo, para la editorial Planeta, ha sido retratar a la escritora Eva García Saénz de Urturi en distintos lugares de la capital alavesa. «Me eligió porque le gustaba mi trabajo. Y, a la hora de editar, ella seleccionó prácticamente las mismas que yo. A veces hay desenfoques grandes o fotos más arriesgadas que alguna gente no entiende. Pero supongo que un trabajo como el suyo también ayuda a tener la mente abierta en estas cosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos