La irrupción de dos personas en una zona restringida de Foronda cuestiona su seguridad

La puerta de Estarrona, de acceso restringido, por la que entraron dos intrusos tras sufrir una avería hace unas semanas./Rafa Gutiérrez
La puerta de Estarrona, de acceso restringido, por la que entraron dos intrusos tras sufrir una avería hace unas semanas. / Rafa Gutiérrez

El aeropuerto de Vitoria rebaja la gravedad del suceso, pero acelera medidas para paliar deficiencias en accesos, vallado y cámaras de vigilancia

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

Hace unos días, dos personas sin autorización accedieron a una zona de acceso restringido en el aeropuerto de Foronda. Lo hicieron atravesando las barreras del acceso por Estarrona –una vía de ingreso «secundaria» en el aeródromo alavés– que en ese momento no estaban operativas. Cuando se percataron de lo que acababa de ocurrir, los servicios de seguridad se dirigieron rápidamente hacia ellos. No eran más que dos individuos que iban a entregar un paquete a una de las empresas que trabajan en Foronda. En lugar de dirigirse a la puerta principal de la terminal, entraron por esta zona restringida, a la que algunos GPS mandan a los conductores. Las barreras de acceso estaban estropeadas –y abiertas–. Y entraron. Prosiguieron su camino por un vial de servicio hasta que fueron interceptados.

La irrupción de estas dos personas en una zona restringida evidencia las deficiencias de seguridad que viene arrastrando el aeropuerto de Foronda desde hace tiempo, según apuntan fuentes policiales. Por un lado, estos medios insisten en los «riesgos» que entrañan para la «seguridad operacional» de la instalación –que es considerada una infraestructura crítica– que dos individuos accediesen «con semejante facilidad». Y, además, subrayan que este incidente se suma a otra serie de «deficiencias físicas y operativas» en materia de seguridad. De hecho, desde que se produjo este suceso se han tomado diversas medidas para corregir algunos de estos fallos. Por ejemplo, desde el lunes se encuentra ya arreglado el acceso por el que se colaron, después de varias semanas estropeado, y se han puesto al día algunos de los lectores de tarjetas de acceso que permiten el tránsito en el recinto.

Algunas deficiencias

Puerta de Estarrona.
Este acceso secundario estuvo fuera de servicio hasta el pasado lunes.
Vallado.
Numerosos problemas en los últimos años que han provocado que se metan animales salvajes en el aeropuerto. En la actualidad una parte del vallado está rota aparentemente por la riada.
Servidores de grabación.
Fuentes policiales dicen que llevan tiempo sin grabar y que muchas cámaras no funcionan. Desde el aeropuerto plantean que los servidores «están migrando a un nuevo sistema».
Seguridad privada.
«No se cumple con el ratio de agentes».

Portavoces de Aena, la entidad que gestiona los aeródromos españoles, rebajan la gravedad del suceso y de los problemas que vienen denunciando los implicados en la seguridad del recinto –como sindicalistas de la Policía Nacional y de los servicios privados de vigilancia–. Insisten, por ejemplo, en que «precisamente porque funcionaron los sistemas de seguridad» se detectó a los dos intrusos y se fue a hacia ellos a decirles que debían dirigirse a la puerta principal.

«No funciona»

Pero las fuentes consultadas por EL CORREO sostienen que no se trata de un hecho aislado. Señalan, en este sentido, las al menos cinco batidas de caza que se han realizado en dos años –la última el pasado febrero– dentro de los terrenos de Foronda porque el mal estado del vallado permite que acceda la fauna, como los jabalíes. El ente gestor, de hecho, elaboró un proyecto valorado en 9.000 euros para reparar el cercado, que en la actualidad sigue presentando agujeros, que en esta ocasión pueden haber sido ocasionados por las últimas lluvias e inundaciones.

También señalan otras deficiencias. Entre ellas, apuntan que el sensor de presión del vallado «no funciona»; que «varias» cámaras de vigilancia no están operativas y que los servidores de grabación «no graban desde hace mucho tiempo». Desde el aeropuerto replican a este respecto que «funcionan correctamente» las cámaras «necesarias para el servicio de seguridad» y añaden que los aparatos de grabación «están migrando a un nuevo sistema». También dicen que ahora mismo es «falso» que existan problemas con las puertas de acceso a pista.

Uno de los puntos más afectados del vallado por las riadas de la semana pasada.
Uno de los puntos más afectados del vallado por las riadas de la semana pasada. / Rafa Gutikérrez

Fuentes del sindicato ASP de la Policía Nacional, competente en materia de extranjería, afirman que las cabinas instaladas en el aeropuerto, que recibe aviones de fuera del espacio Schengen, no cumplen con las directrices de la Secretaría de Estado de Seguridad para puestos fronterizos. Los portavoces del aeropuerto afirman que estos espacios están «correctamente equipados».

Fuentes sindicales del servicio de vigilancia privada, que se encarga del control de acceso a las instalaciones y de los pasajeros, advierten de que no se cumplen los ratios de personal necesarios. Insisten en que suelen trabajar dos personas cuando deberían estar seis. A este respecto, las fuentes oficiales remarcan que siempre hay «dos personas» en el servicio de seguridad, que puede estar apoyado además por el personal que atiende los vuelos comerciales, por la Guardia Civil y la Ertzaintza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos