La irlandesa Primark se suma a las grandes cadenas interesadas en el plan San Prudencio

La cadena Primark, que desde hace más de cinco años está presente en El Boulevard, destaca por sus precios económicos y la amplitud de sus tiendas. /Reuters
La cadena Primark, que desde hace más de cinco años está presente en El Boulevard, destaca por sus precios económicos y la amplitud de sus tiendas. / Reuters

La cadena de ropa ‘low cost’, Inditex y H&M, posibles ‘ganchos’ del proyecto comercial

IOSU CUETO

El proyecto que tiene en vilo al centro de Vitoria empieza a sacudir los cimientos del sector. La manzana comprendida entre las calles San Prudencio, Dato, General Álava y Fueros ha pasado de disparar la preocupación por su incesante cierre de negocios a tener varias ‘novias’ que podrían ocupar esos mismo locales. Según ha podido saber EL CORREO, el equipo del promotor local que acapara más de una treintena de propiedades con el fin de crear una zona comercial con parking ha contactado con la cadena irlandesa Primark, una de las favoritas de la clientela juvenil, para convertirla en uno los posibles motores del plan. Como avanzó ayer EL CORREO, Juan María Uriarte, responsable de la firma Urteim, también baraja la incorporación de otros dos gigantes textiles: Inditex -que controla las marcas Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho, Zara Home y Uterqüe- y la cadena sueca H&M.

El promotor local se reunió el miércoles con el alcalde, Gorka Urtaran, y el coordinador general de Urbanismo y Medio Ambiente, Álvaro Iturritxa, para desgranarles el estado de un plan que tiene al Ayuntamiento alerta por su evidente impacto en la zona. Uriarte les confirmó que presentará un proyecto al Consistorio «de forma inminente» para que la antigua ‘milla de oro’ recupere su esplendor.

Noticia relacionada

La intención del empresario pasa por agrupar múltiples espacios en planta baja para crear distintos tipos de locales. Así pues, habrá amplias superficies que seduzcan a las grandes cadenas textiles, pero también tiendas de mediano y pequeño formato en las que podrán instalarse otras firmas, así como comerciantes locales.

Además, el promotor zanjó otras tres cuestiones. La primera, que los locales tendrán un frente comercial que mirará a las calles principales de la manzana. Es decir, que no habrá una galería comercial como la de Dendaraba o el pasaje Postas. La segunda, que el plan incluirá al menos un local hostelero -un bar o un restaurante- en la calle San Prudencio. Y por último, descartó la instalación de un supermercado «mientras Urtaran sea alcalde», atendiendo así a la petición del Gobierno PNV-PSE en anteriores reuniones con su equipo.

Críticas

Mientras Urteim redacta su proyecto, maneja varias alternativas para ocupar sus locales ‘gancho’. Entre ellas está Primark, que en noviembre de 2012 desembarcó a lo grande en El Boulevard con un local de 3.000 metros cuadrados repartido en dos plantas. La cadena irlandesa, un referente de la moda ‘low cost’ en plena crisis de las marcas de lujo, también está pujando fuerte en Bilbao, donde ocupará varios pisos de la antigua torre del BBVA, en el arranque de la Gran Vía y junto a El Corte Inglés.

La expectación es máxima ante el proyecto de Urteim, por lo que varios grupos valoraron las intenciones de la firma. EH Bildu mantuvo las distancias con el plan a pesar de que Uriarte cumplirá al final con dos de las exigencias de la formación independentista: que hubiera escaparates a la calle y que no albergara un supermercado. «Es verdad que harán falta marcas que hagan de tractor, pero no queremos una colección de franquicias», advirtió el concejal Antxon Belakortu.

La formación abertzale, junto a Irabazi, apoyará la petición de Podemos de que Urtaran dé explicaciones sobre este proyecto en una comisión extraordinaria. La formación morada exigió al alcalde «que diga la verdad» sobre lo que denominó «el Monopoly del centro». Irabazi auguró que el plan «será la puntilla para el comercio local».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos