Irabazi pide diligencia para castigar al autor del «repugnante» abuso sexual

El grupo municipal de Podemos en Vitoria ha afirmado este jueves que «tocar a una mujer sin su consentimiento no es gracioso, ni irrelevante, ni fortuito, es machismo»

EL CORREO

Irabazi ha reclamado este jueves «toda la diligencia posible» para que el autor del «repugnante» abuso sexual a una chica de 22 años durante las fiestas de La Blanca «reciba su castigo». Esa joven ha denunciado ante la Policía Local tocamientos no consentidos cometidos en la madrugada del día grande de las fiestas de la capital alavesa.

«Las agresiones machistas no tienen cabida en nuestra ciudad, ni en fiestas ni durante el resto del año», ha advertido el edil de Irabazi, Óscar Fernández, quien ha reconocido que este suceso «pone de manifiesto que todavía hay camino por recorrer para lograr que Vitoria sea una ciudad libre de agresiones machistas».

Fernández ha propuesto ampliar el horario del punto de información de agresiones sexistas instalado por el Ayuntamiento durante las fiestas y ha pedido que se estudie su funcionamiento «en otros momentos del año de gran peso festivo».

A su juicio, los tocamientos a esta joven de 22 años fueron «el único punto negro» de las fiestas, de las que Irabazi hace un balance positivo por la ausencia de vidrio durante la bajada de Celedón y la no celebración de feria taurina, entre otros motivos.

El grupo municipal de Podemos, por su parte, ha afirmado que «tocar a una mujer sin su consentimiento no es gracioso, ni irrelevante, ni fortuito, es machismo» y el Ayuntamiento de Vitoria tiene la «responsabilidad» de usar «todos los recursos necesarios para que la ciudadanía tome conciencia y ponerle freno».

El concejal de Podemos Juan Cerezuela ha denunciado en una nota los tocamientos no consentidos denunciados por una joven de 22 años. La formación morada ha denunciado que este caso de abuso sexual es «un ejemplo más de todos esos episodios vejatorios e intimidantes que sufren las mujeres de manera sistemática a lo largo de la vida por el hecho de ser mujeres y que todavía hoy hay quienes consideran normales».

Cerezuela ha advertido de que las agresiones e intentos de agresión sexual son «la punta de un iceberg alimentado día a día por bromas pesadas, miradas obscenas, comentarios supuestamente graciosos sobre el físico, la ropa o su situación sentimental o tocamientos sin permiso en cualquier parte del cuerpo».

«Nada de eso es gracioso ni irrelevante ni fortuito. Es machismo» y por ello «merece la repulsa unánime de la sociedad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos