Interceptado con casi cien móviles y tablets «robados» cuando se iba de Vitoria

La grúa municipal se lleva el todoterreno del supuesto delincuente en presencia de patrullas de la Ertzaintza. / Iosu Onandia

La Ertzaintza arresta a un hombre sospechoso de ser el receptor de terminales hurtadas en las últimas semanas «para llevarlas a Marruecos»

David González
DAVID GONZÁLEZ

El aspecto del todovolumen era de lo más corriente. Una pareja anónima en el interior. Otros que ayer abandonaban la capital alavesa tras el carpetazo a unas fiestas de La Blanca tranquilas en general, salvo por «el increíble número de hurtos de móviles, carteras, bolsos y similares», según fuentes de la Ertzaintza y de la Policía Local. Sólo los segundos tramitaron casi 300 denuncias del 4 al 9 de agosto.

Y ese vehículo presuntamente estaba relacionado con semejante oleada. Mejor dicho, sus ocupantes. O esa era la información manejada en la comisaría de Portal de Foronda, que hacía días que estudiaba los pasos del conductor. Este hombre, de 51 años y origen magrebí, aparecía en el radar policial como sospechoso de recibir aparatos electrónicos de dudosa procedencia -como teléfonos móviles o tablets- para sacarlos después a la venta.

Residente en Salburua junto a su compañera sentimental, abandonaron en la mañana de ayer el populoso barrio a los mandos de su vehículo, que iba repleto de equipaje. Sobre la baca portaba un moderno arcón. Efectivos de la Ertzaintza les siguieron hasta las cercanías de Abetxuko. Antes de que pudieran incorporarse a la A-1, varias patrullas les interceptaron.

Según ha podido saber este periódico, en el registro del turismo, los agentes revisaron bolsas con contenido normal. No había nada fuera de lo habitual. Hasta que llegaron al arcón. En su interior descubrieron género para abrir una tienda. Cerca de un centenar de teléfonos móviles, de tabletas y otros objetos tecnológicos. La mayoría eran usados.

Como este sujeto fue incapaz de dar una explicación lógica al origen de semejante cargamento -primero alegó que eran de su propiedad, pero no coló-, acabó en los calabozos de la comisaría de Portal de Foronda. Se estima que se trata de mercancia birlada «en las últimas semanas», y «muy probablemente» durante los seis días de las Fiestas de la Virgen Blanca. Su papel, o eso creen medios policiales, se limitaría a recibir este género ilegal, almacenarlo y, ya con una cantidad importante, «transportarlo a su país, Marruecos», donde podría sacarlo a la venta como material legal.

Hoy será presentado al juzgado de guardia, Instrucción número 2, donde tendrá oportunidad de explicarse. Si es el último eslabón de una cadena de ladrones o si realmente se trata del dueño legal de semejante carga. Mientras, la Policía autonómica trabaja en el cotejo de las terminales recuperadas para poder devolvérselas lo antes posible a sus legítimos propietarios.

Dos detenidos a la vez

La Policía Local detuvo en la tarde de ayer, al mismo tiempo en una gran superficie comercial, a dos supuestos delincuentes que nada tenían que ver entre ellos. El primero fue pillado 'in fraganti' por personal de seguridad cuando trataba de llevarse unos altavoces. En cuanto al segundo, éste se había refugiado en la zona de cafetería, donde intentó comer gratis tras dejar de abonar la factura del taxi que le trajo desde Miranda de Ebro.

Fotos

Vídeos