Las iglesias olvidadas de Álava

La iglesia de Heredia ha formado parte del itinerario./Blanca Castillo
La iglesia de Heredia ha formado parte del itinerario. / Blanca Castillo

El éxito de las rutas organizadas por una cooperativa de jóvenes investigadores evidencia el interés por el patrimonio artístico

Laura Alzola
LAURA ALZOLA

Los templos alaveses guardan numerosos secretos a la espera de ser revelados. El pasado fin de semana los cincuenta participantes de una excursión organizada por la cooperativa ‘Álava Medieval’ se sorprendían con varios hallazgos. En el coro de la iglesia de Heredia, por ejemplo, les aguardaba un Cristo resucitado junto a una Virgen María, ambos datadas en 1685 y construidos al estilo de los maniquíes, por piezas articuladas, con el fin de ser utilizados durante siglos, posiblemente, en la ceremonia del encuentro en Semana Santa. Antes, en Arbulo, los excursionistas habían podido observar el que quizá, y a falta de últimas confirmaciones, pueda ser el único catafalco o túmulo funerario conservado en el País Vasco.

«Ojalá sirvan las rutas para que esto se ponga en valor», reflexionaba Ander Gondra. El antropólogo e historiador del arte no ocultaba el sabor agridulce de los hallazgos. «Hay momentos en las visitas en las que sientes que estás enseñando cosas que igual en 25 años no van a estar ahí», sentenciaba. «En esta provincia, a diferencia de otras del Estado, que sí han puesto en valor su patrimonio, se hace lo justo». Como arreglar el tejado para que deje de caer agua dentro del templo. Es el caso de la iglesia de Vicuña, visitada por los excursionistas que, pese a las gélidas temperaturas, completaron la ruta ‘Arquitectura y pintura en las grandes iglesias de la Llanada’.

De 26 a más de 100

La iniciativa, puesta en marcha en 2016 por un pequeño grupo de alaveses apasionados por la historia y la investigación del patrimonio, cuenta con cada vez más éxito. El boca a boca ha hecho que las cifras de asistentes se disparen. «La primera vez tuvimos 26 inscripciones, ahora llenamos dos autobuses grandes cada vez que organizamos algo». Las excursiones atraen cada primer fin de semana del mes a un centenar de ciudadanos.

Charla en la iglesia de Vicuña.
Charla en la iglesia de Vicuña. / Blanca Castillo

«Sirven para financiar, en parte, nuestras investigaciones, que requieren de muchas horas de esfuerzo y trabajo», recuerda Isabel Mellén, doctoranda en Filosofía y graduada en Historia del Arte. «En Álava está todo por descubrir, nosotros encontramos elementos interesantes y dignos de ser valorados en cada iglesia que visitamos, pero estos suelen estar mal catalogados y nadie se había interesado por ellos», añade.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos