La huelga de socorristas y monitores amenaza con cerrar las piscinas desde mañana

Concentración de socorristas y monitores, ayer en la plaza de España.
Concentración de socorristas y monitores, ayer en la plaza de España. / RAFA GUTIÉRREZ

El Ayuntamiento de Vitoria avanza que decidirá «día a día», en función del seguimiento del paro, si se abren o no Gamarra y Mendizorroza

SALVADOR ARROYO VITORIA.

Los usuarios de las piscinas de Gamarra y Mendizorroza se pueden encontrar mañana con la puerta de las instalaciones cerrada e, incluso, podrían ser invitados a abandonar el recinto porque no hay personal suficiente en el cambio de turno. El Ayuntamiento de Vitoria tomará las decisiones sobre la marcha, «día a día», en función del seguimiento que tenga la huelga de socorristas, monitores, porteros, cancheros y controladores de instalaciones deportivas que han convocado LAB, ELA y CC OO desde las cero horas de este domingo hasta el lunes 31.

Dos técnicos municipales acudirán a primera hora de la mañana a las áreas recreativas. En función de los trabajadores que hayan decidido acudir a su puesto, se optará por el cierre, por inhabilitar para el uso alguna de las piscinas o por la suspensión de otro tipo de servicios. «Todo se va a decidir en el momento; tanto a las horas de apertura como a las tres de la tarde, cuando se produce ese cambio de turno», explicaron desde el Ayuntamiento. Los dos recintos abren de 8.00 a 22.00 horas, aunque el baño sólo se permite hasta las 21.30. Las temperaturas para este domingo se moverán entre los 14 y los 24 grados, lo que seguramente disuadirá a muchos vitorianos. Pero habrá afluencia.

La huelga, derivada de la falta de acuerdo en la negociación del convenio de ámbito provincial 2017-2020, afectará también a los espacios de baño de los embalses y a las instalaciones deportivas de otros municipios. La Diputación distribuirá a los socorristas disponibles dando prioridad a Landa. Si hay personal suficiente, se prestaría también servicio en Ullíbarri y Garaio.

«Lo que pedimos a los usuarios es que se solidaricen con este colectivo y que tengan paciencia porque con esta huelga intentamos presionar. Hablamos de sueldos muy bajos», planteó Amaya Espinosa, de Comisiones Obreras. Los trabajadores -sólo entre monitores y socorristas suman 450 en toda la provincia, más de 300 en la capital- rechazaron la madrugada de ayer en asamblea la última oferta que les trasladó la asociación de empresas del sector de actividades deportivas, que integra a las que concurren a las convocatorias de contratos públicos para este tipo de servicios.

La patronal puso sobre la mesa de negociación un 1% de incremento salarial anual para los monitores hasta 2020; un 7% a los socorristas en cuatro años; y «mejoras interesantes» para el resto de los empleados afectados, pero que no se aplicarían hasta el próximo año. «Todas se entienden como insuficientes porque debería haber una subida mayor ya que venimos de una congelación de años». El anterior convenio venció en 2014.

6,23 euros la hora

Los tres sindicatos convocantes defienden para este año y los siguientes subidas del 1% más el IPC para socorristas y monitores; adelantar también a este 2017 las mejoras para trabajadores de campos de fútbol, frontones o controles de acceso. Hoy perciben 6,23 euros por cada hora en activo; y alcanzarían los 11 en tres años. A estas peticiones suman una cuarta: un suplemento de 20 euros por día de disponibilidad para los socorristas de refuerzo, que aunque tienen garantizado el cobro de 20 horas semanales «están obligados a estar disponibles prácticamente los tres meses que dura la campaña», explicó Oihana Lasagabaster, de ELA.

Decenas de trabajadores del sector se concentraron ayer en la plaza de España para dar a conocer estas reivindicaciones. Lo hicieron a las puertas de un Ayuntamiento en el que EH Bildu las llevó a pleno tras consensuarlo con la propia representación sindical. ELA y LAB, a través de su representante Bittor González, las defendieron en el turno popular. «Hablamos de trabajadores con 700 euros netos porque se adjudican contratos al mejor postor», denunció. El texto, en el que se plantea que no se priorice la oferta económica más baja a la hora de contratar los servicios de estas empresas, fue enmendado a la totalidad por el equipo de Gobierno PNV-PSE. El modificado contó con el apoyo del PP.

La concejala de Deportes, Estíbaliz Canto, argumentó que legalmente el Ayuntamiento no puede descartar 'per se' las ofertas más asequibles porque el marco legal estatal «prioriza el precio más bajo». Sí dijo que en próximas convocatorias «se incorporarán cláusulas que limiten a esas empresas la reducción del salario por hora de los trabajadores»; una de las variables que, se denunció, modifican para obtener mayor rentabilidad. EH Bildu abogó por incorporar cláusulas sociales a este tipo de contratos y «si no fuera posible técnica y jurídicamente», remunicipalizar el servicio.

Fotos

Vídeos