La ‘huelga’ de los policías locales de Vitoria, en su recta final tras imponer 192 multas al día

Un agente local coloca una multa en el parabrisas de un vehículo. /
Un agente local coloca una multa en el parabrisas de un vehículo.

El equipo de gobierno trasladará mañana una respuesta a la oferta planteada por el comité para poner fin a un mes y medio de tensión

ANDER CARAZO

Los principales responsables del Gabinete de Gorka Urtaran se reunirán mañana con los sindicatos de la Policía Local de Vitoria. La sensación que todos comparten, según ha podido saber EL CORREO de diversas fuentes, es que el final de la polémica ‘huelga de celo’ parece ahora más cercano. El equipo de gobierno presentará una nueva oferta al comité de empresa para intentar convencerles y dar por finalizada una campaña que ha disparado la indignación de muchos ciudadanos que se han considerado paganos y víctimas colaterales de un conflicto laboral.

Y es que, de momento, la indiscriminada imposición de multas -siempre negada por parte de los sindicatos- a peatones, ciclistas, conductores y locales hosteleros ya se ha traducido en una media de 192 denuncias diarias desde que arrancó el mes de noviembre, lo que supone 4,6 veces más que una jornada cotidiana.

La clave

1.123
multas se impusieron entre el 10 y el 15 de noviembre. Estas son apenas 167 menos que durante todo el mes de octubre.

«¿En qué punto nos encontramos? Hablando y cada vez mejor. Confío en que esta situación termine cuanto antes. Es mi deseo y en eso estoy poniendo todos mis esfuerzos», afirmó ayer Carlos Zapatero, concejal de Seguridad Ciudadana, en lo que bien podía haber parecido una nueva lista de buenos propósitos. Es más, Gustavo Antépara, concejal del PP, desconfió sobre este diagnóstico de las negociaciones y reiteró su petición de que el alcalde Urtaran tome las riendas de las conversaciones «como máximo responsable de la Policía».

Al encuentro de mañana, el Gobierno PNV-PSE acudirá con una contraoferta a la propuesta diseñada inicialmente por las centrales y que sirvió para poner negro sobre blanco sus reivindicaciones laborales, que sobre todo se habían centrado en reducir los ‘días en negrita’ -aquellos en que los agentes no tienen derecho a librar-, elevar sus salarios y la reestructuración de las unidades policiales. De esta manera, se alejaron aquellos planteamientos del equipo de gobierno que barajaban la privatización de algunos servicios y externalizar otros, que sólo consiguieron retrasar la posibilidad de acuerdo y disparar la indignación en las bases de la comisaría de Aguirrelanda.

De hecho, el ritmo de imposición de multas se aceleró de forma notable durante el pasado mes cuando el Gabinete Urtaran puso sobre la mesa de negociación esa propuesta y el alcalde anunciaba la apertura de una investigación interna para conocer qué agentes agotaban a una mayor velocidad el ‘taco’ de multas. Entre el 10 y el 15 de noviembre, se registraron 1.123 multas o, lo que es lo mismo, 167 menos que durante los 31 días del mes de octubre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos