La ‘huelga de celo’ de la Policía Local de Vitoria se prolongará hasta el lunes como mínimo

Dos agentes multan al conductor de un coche en la calle Prado./
Dos agentes multan al conductor de un coche en la calle Prado.

Los sindicatos emplazan al equipo de gobierno a la próxima semana para tratar de «conseguir un acuerdo» y éste exige que sea «ya por la gravedad de la situación»

David González
DAVID GONZÁLEZ

La ‘huelga de celo’ de la Policía Local sigue adelante. Al menos, hasta el próximo lunes, fecha en que los sindicatos han citado al concejal de Seguridad Ciudadana, el socialista Carlos Zapatero, al director del departamento, José Antonio Anguiano, y a la jefatura del cuerpo, capitaneada por el comisario José Antonio Vicho. Fuentes del equipo de gobierno, sin embargo, ven con «preocupación» esta dilación para sentarse de nuevo alrededor de una mesa, tras el encuentro del miércoles en Aguirrelanda. En este sentido, solicitan a las centrales «reunirnos antes del lunes» y, si no fuera así, preguntan si esta espera «va aparejada de una rebaja en la intensidad de la huelga».

Este miércoles tuvo lugar la primera reunión. Fue un encuentro de tanteo, para conocer las posiciones de ambas partes. Los representantes sindicales, a pesar de que siempre han querido dejar claro que nada tienen que ver con la decisión adoptada por los agentes al poder incurrir en delito, sí se comprometieron a juntarse en la mañana de este jueves y preparar opciones de diálogo.

En principio, todo indicaba que esta tarde tendría lugar el segundo capítulo de la reunión con el Gabinete Urtaran. Sin embargo, habrá que esperar hasta el lunes. Esto significará que durante los próximos cuatro días, como mínimo, los patrulleros tirarán de talonario ante cualquier infracción en las calles de Vitoria, ya sea cometida por conductores, ciclistas o peatones.

Noticias relacionadas

Los agentes protestan por la falta de efectivos en el cuerpo. Ese déficit, dicen, les impide «responder a todos los servicios que tienen en el día», dicen. Por las noches, por ejemplo, hace semanas que apenas salen un par de patrullas a las calles. Esa carencia tiene un efecto dominó en la comisaría. Los guardias operativos suelen reforzar otros turnos, acumulando días festivos que luego «no podemos recuperar».

Tras dos años de quejas a nivel interno y «de no ser escuchados por el Gabinete Urtaran», el martes 31 de octubre, tras una votación en la comisaría de Aguirrelanda, se decidieron a iniciar la ‘huelga de celo’, que se ha traducido en un incremento inusitado de las denuncias a los vitorianos. «Seguiremos así hasta que nos hagan caso», reiteran medios policiales.

Fotos

Vídeos