«No nos han dado ni agua», dicen los pasajeros que se negaron a volar tras 4 horas atrapados en un avión de Ryanair en Foronda

El avión de Ryanair permanece en la pista de Foronda. /Rafa Gutiérrez
El avión de Ryanair permanece en la pista de Foronda. / Rafa Gutiérrez

La nieve caída en el aeropuerto de Vitoria bloqueó al Boeing 737-800 que debía haber despegado hacia Colonia a las 16.45

SALVADOR ARROYO y SARA LÓPEZ DE PARIZA

El vuelo debía haber salido de Foronda a las 16.25 horas, pero no despegó hasta las 21.20. Casi cuatro horas de espera con «mucho calor» y «sin agua», lamentan algunos de los pasajeros que finalmente renunciaron a volar en el avión con destino a Colonia este viernes.

Las puertas de la aeronave se abrieron en torno a las siete de la tarde. Y surgieron los primeros pasajeros que no aguantaban más. La mayoría bajaba las escaleras en dirección a la sala de embarque, un espacio que aunque reducido en Foronda les permitía huir de las estrecheces aún más acusadas de un avión. Salida en goteo con el mismo destino. Pero una hora más tarde un grupo de ocho personas aparecía directamente en la terminal arrastrando su equipaje y enfilaba directamente hacia el mostrador de Ryanair. «No nos han querido dar ni agua», se quejaban a EL CORREO algunos de ellos. «La tripulación era extranjera, pero había una chica que ha hablado con ellos y cuando le han dicho lo del agua, les ha respondido que no», reforzaron.

Y ofrecieron otros extractos de la peripecia que habían vivido. Así, recordaron que «en todo momento el piloto» les había estado informando de lo que sucedía. Al principio les explicó que «no se atrevía a despegar con la cantidad de anticongelante que se había aplicado en el avión». Luego todo lo supeditó al protocolo de limpieza de pista y a su validación como apta para el despegue. «Nos hemos ido porque hacía calor en el avión y porque no nos garantizaban en qué momento iba a producirse el despegue». A este grupo de viajeros que renunció a volar a Colonia se sumaría minutos antes de las nueve otro, con dos niñas pequeñas.

Atrapados en el interior del Boeing 737-800

El fin de semana empezó con mal pie para los alrededor de 180 pasajeros del vuelo de Ryanair Vitoria-Colonia de este viernes. Una sucesión de contratiempos les dejó atrapados en el interior del Boeing 737-800 durante casi cuatro horas. El aparato, que debía haber despegado desde Foronda a las 16.25 horas en dirección al aeropuerto alemán, se quedó bloqueado antes de poder realizar la maniobra hacia pista por las intensas precipitaciones de nieve que se registraron este viernes en La Llanada.

Los pasajeros, de hecho, fueron llamados a embarcar alrededor de las 17.30 horas. Fuentes consultadas por este periódico confirmaron que la aeronave tuvo que ser sometida en al menos dos ocasiones al procedimiento de ‘deicing’ (deshielo, en su traducción al inglés), como se conoce en el argot aeronáutico al protocolo de retirada de nieve o escarcha de la superficie del avión por medio de una serie de compuestos químicos que, teóricamente, impiden la formación de hielo durante varias horas. Tanto las empresas de ‘handling’ (o asistencia en tierra) de Iberia como de DHL prestaron este servicio al avión de la aerolínea irlandesa.

Pero a eso se añadió que los vehículos de bomberos (cuatro) que estaban realizando la limpieza de la pista no daban abasto en algunos momentos de la tarde para despejar la zona de despegue que, además, no consiguió superar las pruebas de fricción que se realizan para garantizar la seguridad de la operación por hipotético riesgo de helada.

A partir de las 19.00 horas varios pasajeros comenzaron a bajar del avión. La mayoría optaron por quedarse en la sala de embarque aunque al menos ocho decidieron, directamente, renunciar al vuelo y, más tarde, otro grupo con niños. Presentaron la correspondiente reclamación en la ventanilla de Ryanair. Algo que, en cualquier caso, no salva los costes de cancelación de hoteles y de alquiler de vehículos, se quejaron.

El incidente se produjo justo el día en el que Aena activaba el plan de choque contra la nieve y las heladas en una decena de aeropuertos de la red estatal, entre los que figura la propia infraestructura alavesa. Fuentes del aeropuerto aseguraron que el personal trabajó para posibilitar el despegue de la aeronave hacia Alemania, eludiendo, en este sentido cualquier afección por las restricciones horarias del aeropuerto. De hecho, la ventana ampliada operativa debió cerrarse a las 16.30 horas. Esto es, cinco minutos después de la hora de despegue programada por Ryanair. El personal activó el plan de apoyo, que garantizaba la apertura del aeropuerto otras dos horas más. Finalmente, a las 21.20 horas el vuelo ha encarado la pista de despegue para poner rumbo a Colonia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos