Los guías de Sevilla «sorprendidos» por la cantidad de vitorianos que están viajando a la ciudad

Un avión de Ryanair en el aeropuerto de Foronda preparandose para despegar/Rafa Gutiérrez
Un avión de Ryanair en el aeropuerto de Foronda preparandose para despegar / Rafa Gutiérrez

Los vuelos directos de Ryanair desde Foronda han animado a los alaveses a conocer la capital andaluza, a la que se llega en apenas una hora

IERA AGOTE

«¿De dónde sois?», pregunta Antonio, guía de Free Tours, a todos los turistas que acuden cada día a la Plaza Nueva de Sevilla a disfrutar de una visita guiada por el casco viejo de la ciudad. Cuando un grupo de amigas procedentes de la capital alavesa responde, el joven se muestra desconcertado, «¿de Vitoria? ¿Pero qué pasa con Vitoria? Estoy súper sorprendido, no hay más que vitorianos últimamente?» afirma el guía. La cuadrilla le explica entonces que hace menos de un mes Ryanair ha puesto vuelos directos a Sevilla, «ahora lo entiendo. Antes sí que había gente de Vitoria, pero a cuentagotas. Estos días en todos los tours tengo mínimo un grupo de vitorianos».

Y es que razón no le falta. El día 31 de octubre partió desde Foronda el primer vuelo con destino a Sevilla. Desde entonces, todos los martes y sábado viajan a la capital andaluza alrededor de 180 personas, el 90-93% de la ocupación total del avión. En una hora escasa de vuelo y a unos precios más que apetecibles, los alaveses pueden disfrutar durante varios días de la considerada por la Lonely Planet como «la mejor ciudad del mundo para visitar el próximo año». Su interminable lista de rincones de paso obligado y el vasto calendario de eventos y propuestas de ocio son suficientemente conocidos. Es la referencia artística, cultural y financiera del sur del país. Pero ¿qué es lo imprescindible que hay que ver en Sevilla?

El Alcázar

El Real Alcázar de Sevilla es uno de los palacios en uso más antiguos del mundo. Un palacio que ha vivido distintas etapas en el tiempo, desde finales del siglo XI hasta nuestros días contemplando desde sus muros la influencia de las distintas culturas que han pasado por la ciudad. Palacio fortaleza mandado construir por Abd Al Raman III, está profusamente formado por salas exquisitamente adornadas con yeserías, alicatadas y artesonados, que combinan con los esplendorosos jardines y el agua, creando así un conjunto difícil de olvidar.

Es la residencia de los miembros de la Familia Real Española cuando visitan Sevilla. La Unesco lo declaró Patrimonio de la Humanidad junto a la catedral de Sevilla y al archivo de Indias, en el año 1987.

Entradas: General 9 euros/ Los lunes de 16 a 17 horas es gratis, pero hay que reservar con antelación a través de la página web.

Arriba la plaza de España. Abajo a la izquierda la Catedral. Abajo a la derecha el Alcázar

La Catedral y la Giralda

La catedral de Santa María de la Sede de Sevilla es la catedral gótica cristiana con mayor superficie del mundo. La construcción se inició en 1401, aunque no existe constancia documental del comienzo de los trabajos hasta 1433. La edificación se realizó en el solar que quedó tras la demolición de la antigua mezquita aljama de Sevilla, de la cual se conservan el alminar (la Giralda) y el patio de los Naranjos.

Las imponentes bóvedas góticas, el Patio de los Naranjos, la singular Biblioteca Colombina, junto a una excelsa iconografía que comprende pinturas, esculturas, vidrieras y delicada orfebrería hacen de la visita a la Catedral una cita ineludible.

Entradas: General 9 euros/ Los lunes de 16:30 a 18:00 visita audioguiada gratuita con reserva anticipada.

La Torre del Oro

La Torre del Oro es uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, fantástico ejemplo de construcción islámica y una de las últimas edificaciones que los almohades levantaron en Isbiliya. Se llamó Torre del Oro desde la época almohade. A pesar de ello, existen varias teorías sobre el nombre del edificio, aunque la más probable parece debida a la cubierta de azulejos que brillaban con la luz del sol. También podría deberse al hecho de que el rey Pedro I guardó en la torre tesoros de oro y plata.

Entradas: General 3 euros/ Los lunes la entrada es gratuita

Plaza de España

La Plaza de España es un conjunto arquitectónico enclavado en el Parque de María Luisa, construido por el arquitecto Aníbal González. Se creó entre 1914 y 1929 como edificio principal, y el de mayor envergadura, de la Exposición Iberoamericana de 1929. Está bordeada por un canal navegable atravesado por 4 puentes que simbolizan los cuatro antiguos reinos de España (Castilla, León, Navarra y Aragón) y están representadas, en orden alfabético, todas las provincias españolas. Cada una de ellas delimitada por un banco, un azulejo trianero con su escudo y su mapa,  y otro azulejo que representa algún hecho histórico concerniente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos